YOSEMITE UN ENCUENTRO CON LA NATURALEZA… Y ALGO MÁS.

Yo creía estar preparada para una plena convivencia con la naturaleza, pero estaba equivocada.

En mis últimas vacaciones a Estados Unidos fui a San Francisco, California, y decidí viajar 300 kilómetros al este para probar la experiencia de acampar en Yosemite. Ya había visitado en una ocasión este Parque Nacional, así que me sentía muy conocedora del lugar;  además, iba acompañada de unos amigos que les gustaba el camping,  traíamos con nosotros una gran casa de campaña y manejamos por cuatro horas para llegar.

El entorno

Mariposa Grove of Giant SequoiasLa belleza natural de Yosemite sorprende a cualquiera, con sus acantilados de granito, cascadas, ríos y bosques de secuoyas −árboles gigantes que pueden superar los 100 metros de altura, con un tronco muy grueso y de más de 3 mil años de vida.

La fauna es abundante; algunas especies que se encontraban en peligro de extinción encontraron aquí un refugio, además de coyotes, ciervos, marmotas, leones de montaña (por suerte son muy reservados) y el oso negro, que también pueden ser rubios y de diferentes tonos de café y, aunque no son tan feroces como los grizzly, nunca dejan de ser osos.

Yosemite

Desde que entras al parque, se proporciona información en caso de toparse con uno, pero la verdad es que no creí que pudiera encontrármelos; pensaba que no era posible que en un lugar que visitan más de cuatro millones de personas al año, estos grandes mamíferos se atrevieran a salir. Primer error, el bosque es el hogar de alrededor de 500 osos: ¡la casa es de ellos, no nuestra!

Bridalveil Fall & Leaning Tower - Kenny Karst

Todo al aire libre

Dispuestos a conocer Yosemite, nos dimos prisa en armar la casa de campaña y guardamos  nuestra comida en un armario a prueba de osos, que se rentan en las áreas de acampar. Aseguramos todo e iniciamos una caminata por los senderos indicados para acercamos lo más posible a la cascada Velo de Novia, después de fotografiar las formaciones rocosas del Medio Domo  y El Capitán.

Fue un día espléndido, realmente lo disfrutamos, aunque tuve algunos problemas con mi vestuario, porque olvide una chamarra impermeable (segundo error) que me hubiera salvado de la empapada cuando me acerqué a la cascada.

huellas osos

Cansados y con hambre regresamos a nuestra casa de campaña,  la sorpresa fue enorme y no lo podíamos creer, nuestra vivienda estaba completamente desordenada y por supuesto dañada; así como de cuento, un oso entró y acabó con todo.

the face of a bearEstábamos asombrados porque suponíamos que la comida estaba fuera de peligro, pero comida para ellos es cualquier cosa que despide olor, sea un jabón, cosméticos (tercer y muy grave error, dejé los míos sin guardar) botellas vacías, latas  y hasta un cacahuate. Ya luego me enteré que los osos son los mamíferos con el mejor olfato del mundo. ¡Pueden oler a 28 kilómetros de distancia!

Pese al susto, Yosemite me encanta, así que volveré para conocer su lado histórico. Por lo pronto, aprendí que debo prepararme para este tipo de encuentros con la naturaleza  y por supuesto… con un oso.

Si deseas conocer más recomendaciones para cuidarte de los osos en parques naturales visita Conviene Saber

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites