Aunque parezca ficción, este mismo año podría despegar el primer vuelo comercial de pasajeros al espacio.

Virgin Galactic es la empresa que apuesta a convertirse en la pionera de este tipo de viajes cuyo único propósito es llevar al espacio a cualquiera dispuesto a desembolsar unos 250 mil dólares, a cambio de un vuelo suborbital, incluyendo ingravidez por unos minutos.

Para ello está realizando pruebas con su avión supersónico, el cuál logró en diciembre pasado pasar la prueba de vuelo espacial, alcanzando la parte superior de la atmósfera.

Para lograrlo, la nave se impulsa con cohetes, logrando con ello rebasar los 80 kilómetros sobre la superficie terrestre, considerado como la frontera con el espacio. Ya ha hecho cuatro pruebas, cada vez más cercanas al modelo de operación que ofrecerá a sus clientes.

Las pruebas se han realizado partiendo del desierto de Mojave en California, específicamente del Mojave Air & Space Port, en California. Virgin Galactic asegura tener ya 600 personas con asiento reservado -en su mayoría empresarios que siempre han soñado con salir al espacio.

Este año podrian comenzar 

El 2019 arranca con más pruebas con miras o ofrecer el primer vuelo con pasajeros hacia el último trimestre del año. El propio fundador de Virgin Galactic, el magnate británico Richard Branson, espera participar en una de esas pruebas.

Los vuelos comerciales estarían partiendo de un puerto espacial denominado Space Port, en Nuevo México, y todos los pasajeros estarían portando ropa deportiva especial para afrontar las condiciones de un vuelo a semejante altura. Además deberán contar con buena salud, en forma, tener menos de 80 años y asistir a una pruebas de simulador.

Fotografías: Cortesía Space Port & Virgin Galactic.