Este año, Dubái volvió a hacer de las suyas en la víspera del Año Nuevo, desatando la euforia con fuegos artificiales, mapping, proyecciones láser y un gran ambiente entre propios y extraños.

En el corazón de esta gran fiesta está el Burj Khalifa, uno de los edificios más altos del mundo. En años anteriores, las autoridades habían evitado el uso de fuegos artificiales en la estructura, pero este año resolvieron volver a utilizar la pirotecnia, lo que dio pie a un espectáculo impresionante, como bien deja ver este magnífico video.

No por nada, poco a poco esta ciudad de los Emiratos Árabes se está convirtiendo en uno de los destinos más populares para recibir el año nuevo.

Video créditos: Felipe Frizon / Vimeo.