Justo al norte de Aspen, el otoño pinta de amarillo los paisajes de White River National Forest, y su intenso color se entremezcla con los lagos y los picos nevados.