Entre las muchas opciones que hay para esta temporada, te presentamos las que resultan más atractivas este 2015. ¡A empacar maletas!

Mundo Báltico

RODEADO POR NUEVE PAÍSES, el mar Báltico se asemeja a un enorme lago por el cual los cruceros pueden desplazarse con facilidad. La ruta que recién ha tenido gran auge abarca las “Venecias del Norte” como Estocolmo, Suecia; Copenhague, Dinamarca, y San Petersburgo, Rusia, formadas todas por numerosas islas que parecen emerger del agua. También se pasa por la elegante arquitectura de Helsinki, Finlandia, y la antigüedad milenaria de Tallin, Estonia. Ya que su clima llega a ser extremoso en otras épocas, el verano es ideal para ir de costa en costa al corazón de estos países del norte europeo que gozan de rica cultura, alto grado de desarrollo, y limpios paisajes, alguna vez contemplados por los mismos vikingos.

Canadá en versión cálida

EL PAÍS DE ABUNDANTE AGUA, HOCKEY Y HOJAS DE MAPLE, resulta una verdadera fiesta de verano. Empezando por que la gente se contagia de ganas y alegría, después de los meses de frío. Al este, en Montreal, se preparan para el festival de jazz más prestigioso del mundo. En Toronto, la ciudad más grande del país, el ambiente de los restaurantes y bares sale a las calles y, muy cerca, las cataratas del Niágara fluyen copiosas sin congelarse. Además, a mediados de julio, aquí se llevarán a cabo los Juegos Panamericanos. Del lado oeste, en Vancouver y Victoria la gente monta picnics en las playas, sale a pasear en bicicleta con vista a las montañas, y hasta surfea.

A pesar del alza en algunas divisas, el dólar canadiense se mantiene relativamente estable contra el peso mexicano, y el visado para mexicanos es cada vez más sencillo de obtener.

Toronto ponorama

Alaska bajo el sol

Por su clima fresco, sus aguas navegables entre paisajes congelados, y su exótica fauna, Alaska es un favorito de este verano. En un crucero se puede navegar por el Alaska’s Inside Passage, o pasaje interno de Alaska, entre canales formados por el deshielo de los glaciares, y montañas forradas de bosque. Juneau, la capital, es una de las paradas, junto con pequeños Silver Antarcticapoblados como Skagway, importante durante la fiebre de oro, y Ketchinkan, con sus coloridos tótems, propios de la región y sus calles serpenteantes.

Durante el verano, es fácil pasear en kayak por los glaciares, conocer animales que van desde águilas hasta ballenas y, para los que aman realmente la aventura, sobrevolar el Monte Mckinley, el pico más alto de Norte América. Ya más al norte, es posible incluso presenciar el sol de medianoche.

Todo el año Riviera Maya

POR SU CERCANÍA y sus paquetes “todo incluido”, Cancún es un clásico mexicano. Sus más de 20 kilómetros de arenas blancas y mar cristalino invitan a relajarse en los resorts, practicar deportes acuáticos, jugar golf y gozar de su glamorosa vida nocturna, ahora con espectáculo permanente del Cirque du Soleil. Explorar su selva, sus parques como Xcaret, y otros puntos cercanos como Chichen Itzá, Tulúm y Playa del Carmen son apenas algunas de las opciones.

Starfish with a shells

En la región, lo que ahora está de moda es la isla de Holbox, los arrecifes de coral de Punta Maroma, y el Museo Subacuático de Arte, con decenas de esculturas bajo el mar. Y es que como puerta al Mundo Maya, Cancún es el encuentro de dos mundos, el mexicano y el caribeño.

Europa consentida

Coliseum at night with colorful blurred traffic lights.

LA RIQUEZA CULTURAL y los atractivos costos hacen de España uno de los destinos favoritos; muchos disfrutan de su gastronomía, la vida madrileña y la famosa arquitectura barcelonense. Otro imperdible es Italia, donde es un gozo pasear por la ciudad eterna de Roma y el romanticismo que baña a Verona, Venecia y Florencia. Más al este, están las islas griegas como Santorini y Míkonos, envueltas en mitología, escarpados acantilados, calles onduladas y construcciones blancas. Finalmente, la lista de los clásicos no estaría completa sin Turquía, el país en los límites del Viejo Mundo con el Medio Oriente. La interesante fusión es notoria y de especial interés en Estambul, la capital. No hay quien visite la ciudad y no se lleve una impresión inolvidable de su arquitectura, la riqueza de su historia y sus tradiciones.