UNA MIRADA A LAS RESERVAS ECOLÓGICAS

Desde Groenlandia hasta Australia, el mundo guarda hábitats muy especiales para fascinantes paisajes y ecosistemas en peligro de extinción; son las reservas naturales y bien vale la pena conocerlas.

Imagina ver con tus propios ojos, tortugas gigantes de más de 100 años, nacidas en las Islas Galápagos, Ecuador, en tiempos de tus bisabuelos. O que tal descubrir caminos por donde anduvieron los mayas hace 3 mil años dentro de la densa Selva Lacandona en Chiapas, México. Estos entornos naturales, fantásticos para la exploración y la contemplación, son protegidos legalmente como reservas ecológicas.

Y es que en el mundo, diversos hábitats terrestres y marítimos se preservan casi intactos y son propicios para la investigación científica y geológica. Al ser como pedacitos de paraíso, su pureza parece trasladarte al nacimiento de la vida misma y recibirte antes que a nadie. Pero claro que los animales llegaron primero. Los bisontes, por ejemplo, están presentes desde la prehistoria en lo que ahora es el Parque Nacional de Yellowstone en Wyoming, Estados Unidos, la primera reserva ecológica de gran magnitud en el mundo.

El poder natural de las reservas ecológicas nos hace sentir, más que nunca, parte de este mundo.

Actualmente, son cientos las reservas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Muchas de ellas cuentan con servicios de ecoturismo, como los centros de alojamiento del Parque Nacional de Manu en Perú, o los campamentos de la Reserva de la Bahía del Norte en la isla de Newfoundland, Canadá. No obstante, son áreas estrictamente protegidas, que algunas requieren de permiso para ingresar, restringen el acceso por temporadas, o no permiten el ingreso de transporte motorizado o mascotas.

Aquí te presento las más grandes y por demás fascinantes del mundo.

La más extensa: Hogar de osos polares, focas y morsas, el Parque Nacional de Groenlandia es la reserva más grande del mundo con una extensión de ¡casi un millón de kilómetros cuadrados! Los paisajes nevados y las capas de hielo son característicos de este territorio de auroras boreales, al norte del Océano Atlántico.

Aerial view of deserted tropical island on coral reef, OkinawaLa riqueza azul de los arrecifes: No hay mayor estructura construida por un organismo vivo que la Gran Barrera de Arrecifes al noreste de Australia, conformada por más de 600 tipos de coral distintos. Sus casi 345 mil kilómetros cuadrados de mar color aguamarina, pueden apreciarse desde el espacio y están colmados de especies de moluscos, peces y tiburones; y en sus islas tropicales cohabitan tortugas prehistóricas, cocodrilos y gusanos.

El origen de los ríos: La reserva de Sanjiangyuan en China, al sur de la provincia de Qinghai, destaca como la segunda más grande del mundo y protege los ecosistemas de las mesetas tibetanas. Aquí se encuentran decenas de bestias salvajes, pájaros y reptiles. Además, de sus extensos campos pantanales nacen los ríos más importantes del país: el Yangzte, el Amarillo y el Lantsang, dibujando elegantes siluetas en la tierra.

galapagosturistasLas islas del pasado en el presente: A juzgar por la flora y fauna, el tiempo se detuvo en las 19 islas ecuatorianas de Galápagos en el Océano Pacífico. Parece que no hubiera más mundo que este hogar de tortugas gigantes e iguanas prehistóricas, inspiración incluso de Darwin y sus teorías de la evolución. (Ver video aquí)

Ya te puedes imaginar que tales escenarios de paz y maravillas tocan tus fibras más sensibles. Gracias a la conservación legítima de estos tesoros de la tierra, hoy puedes disfrutarlos y enamorarte de ellos.

1 Comment

  1. marisela_cha@hotmail.com'
    by MARISELA on enero 9, 2015  10:36 pm

    MUY BUEN ARTICULO, ME ENCANTA LA NATURALEZA

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites