Son los pingüinos más pequeños del mundo, y viven en una isla de Australia Occidental, justo del otro lado de Sidney y Canberra, la capital.

Penguin Island - Western AustralienEn verdad son pequeños, miden únicamente 40 centímetros y pesan un kilogramo. También tienen nombres: Piggy, es uno de los líderes, y Gerry, su compañera de vida —ya  ven que dicen que los pingüinos tienen un único amor. Regularmente viven seis o siete años, ¡aunque algunos llegan hasta los 20!

Su hogar es Penguin Island, donde investigadores de campo aseguran continuamente las condiciones del lugar, y la propia salud de los pingüinos, para que se reproduzcan dentro de esta reserva natural. Durante el invierno, más de mil parejas de pequeños pingüinos anidan en la isla; en otras épocas, pasan días enteros en las aguas de alrededor y regresan a tierra hasta el anochecer. Capaces de nadar ocho kilómetros por hora con sus alas tipo aletas, parecen volar bajo el agua.

penguin-island-ferry-arrival-2012Verlos es, sin duda, fascinante. Son grisáceos con el pecho blanco, y algo tímidos, pues a veces es difícil acercarse a ellos. Por ello, en el Centro Discovery de la isla, se pueden conocer con mayor facilidad en las albercas con paredes de cristal, y alimentarlos en las facilidades al aire libre.

Para llegar a Penguin Island, hay que trasladarse al área de Rockingham, que está  a menos de una hora de la ciudad de Perth. Ahí, tomar un ferry en el muelle de Mersey Point Jetty, que lleva a la isla en sólo cinco minutos.

IMG_8351Cuando la embarcación va arribando, el mar se torna color turquesa, debido a su poca profundidad, y atraviesa bloques rocosos donde se asolean focas y se posan algunos pelicanos. Gracias a la riqueza ambiental de los alrededores, también es posible divisar delfines, leones de mar australianos, y más de 50 especies de aves marinas. Además, la isla goza de tranquilas playas cristalinas para nadar y practicar surf, snorkel y kayak, o bien, disfrutar de un picnic previamente preparado (aquí no hay tiendas ni restaurantes).

penguin-island-jetty-sandbar-2012Hace unos 12 mil años —mucho  antes de que se llamara Penguin Island, por supuesto—, se cree que estaba poblada por aborígenes australianos, y sus leyendas aún permanecen. Dicen que el canto de una joven que perdió a su amor, se escucha desde un peñasco conocido como Singing Rock. Ya en el siglo 20, fue habitada por un excéntrico isleño llamado Seaforth McKenzie, que equipó unas cuevas para ofrecer una especie de hotel aldeano a los visitantes.

Actualmente, no hay forma de quedarse en la isla, pues cierra al público por la tarde. Penguin Island es para pasar medio día o un día entero rodeado de naturaleza y éstos pequeños pingüinos que caminan curiosos y se echan al mar cristalino, bajo el sol australiano.