CAFÉ TURCO: UN RITUAL DE BUEN AROMA

Un buen café turco, debe hacerse sin prisas, dándole su tiempo a cada paso y tener un cezve, una especie de vasija de cobre con asa larga, donde se prepara el café y que fue mi mejor compra en Turquía.

SIEMPRE QUE VISITAMOS algún lugar que nos impresiona por sus costumbres y cultura, tratamos de llevarnos algo de esa esencia; eso me sucedió en Estambul, cuando percibí el aroma del café turco, una bebida que dice más que su delicioso sabor, y es cuando se me hizo imprescindible comprar un cezve en una tienda cercana al Gran Bazar.

El aroma simplemente cautiva, pero me basto el primer sorbo para saber que eso era lo que quería llevarme a casa.  De sabor muy fuerte y de buena consistencia, el café turco tiene una tradición de cientos de años, y no es que se turkish-coffee-1021287_1920coseche en Turquía, es la forma de hacerlo lo que lo hace tan especial que hasta la UNESCO lo nombró Patrimonio Cultural Inmaterial.

Puedes prepararlo con un café tipo arábigo, molido extra fino —que parezca polvo— y se lo añades a tu cezve junto con agua fría y un poco de azúcar. Lo pones en fuego lento, y cuando veas que empieza a burbujear, lo retiras de la estufa y repartes la espuma en  tazas pequeñas.  Vuelves a poner la mezcla al fuego, y cuando hierva de nuevo, bajas más la flama  y lo dejas así unos coffee-206142_1280dos minutos; lo apagas, y lo viertes en las tazas que tienen la espuma, sin colarlo.

Como es una bebida fuerte, hay que calcular aproximadamente 50 ml de agua por cada taza, y una cucharadita de café por persona más una. El azúcar depende que tan dulce lo quieras, o hasta puedes prescindir de ella.

Para tomarlo cómo se debe hay que seguir unas reglas: no se endulza de nuevo y no se toma con leche. Se sirve acompañado de un vaso con agua, y de preferencia con un dulce turco, pero ahí no acaba todo, el café turco es capaz de predecir tu futuro cuando le das el último sorbo; lo único que tienes que hacer es poner el plato encima de la taza, voltearla, y  observar bien las figuras que se forman. Aunque personalmente no pude percibir ninguna, de lo que estoy segura es que mi cezve me seguirá llevando a tierras turcas cada vez que pruebo este delicioso café.

coffee-363941_1920

 

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites