Conoce el origen de esta delicia que ha conquistado paladares en todo el mundo, prepárala en casa o mejor aún, pruébala en París. 

LO QUE PARECIERA una simple sopa, tiene una historia que contar. Hay quienes señalan que la receta surgió en Italia pero que se popularizó en Francia cuando la italiana Catalina de Medici se unió en matrimonió a Enrique II de Francia en 1533.
Siglos después, durante la Revolución Francesa, miles de pobres se alimentaron de esta sopa, cuyos ingredientes eran relativamente baratos y de fácil preparación. Ya entrado el siglo 18, en los mercados populares de Les Halles, en París (actualmente en reconstrucción), la sopa era toda una tradición para los trasnochadores. Y si bien Napoleón no pudo mantener su imperio, si dejó como legado en todos los territorios conquistados, el gusto por esta receta de sabor fuerte.
Como olas de expansión, la soupe à l’oignon des Halles fue alcanzando cada vez más países hasta convertirse en un clásico francés, disfrutado en todo el mundo.
Aunque existen muchas variantes de la receta original, aquí te presento una que podemos decir es tal cual se prepara en el país galo.

TRAVELIER ABRIL 2016 PAGINA 15 SOPA CEBOLLA

MANOS A LA OBRA

PELA LAS CEBOLLAS y córtalas en gajos. Cóselas junto con la mantequilla a fuego lento hasta quedar transparentes, evitando que se doren. Añade la cucharada de harina y mezcla bien sin que queden grumos.  Añade el vino y el caldo, además de la sal, la pimienta y la nuez moscada (según el gusto) y lo dejamos a fuego lento unos 30 minutos. Se sirven en cazuelas pequeñas con dos rebanadas de pan y se espolvorea  queso rallado sobre la superficie.  Lo gratinamos y servimos. Bon appétit!

RESTAURANTE SOPA DE CEBOLLA