SEÚL: LO QUE TIENES QUE CONOCER

La capital de Corea del Sur es hogar de 25 millones de habitantes y tiene de todo para todos. Solo debes escoger si lo tuyo es el pasado, el presente o el futuro en esta hospitalaria ciudad.

TU REFRIGERADOR, celular o quizás tu auto provienen de Corea del Sur. Nada mal para un país que estaba en ruinas hace 50 años pero que supo levantarse de las cenizas para convertirse en la potencia económica número 11 del mundo. Su centro económico, político y cultural, Seúl, es hogar de la mitad de la población del país y la cuarta economía metropolitana más importante después de Tokio, Nueva York y Los Ángeles. No por nada le llaman “el “milagro en el río Hangang”.

¿Cómo es Seúl? Es una ciudad llena de vida y que no duerme con el ir y venir de zonas comerciales, karaokes, luces de neón, parques y palacios ancestrales. En su centro corre el río Hangang dividiendo al sur comercial, de la parte norte donde se encuentran los lugares de interés histórico.

Los inicios de Seúl se remontan a 600 años atrás, en tiempos del imperio Joseon, la dinastía más larga de Corea que se vio interrumpida por la invasión de Japón, desde 1910 hasta fines de la Segunda Guerra Mundial. Tras la retirada de los nipones, las tropas rusas aprovecharon invadir el norte del país y desató una división entre una Corea del Norte dictatorial y una Corea del Sur que fue apoyada por Estados Unidos y se desarrolló como una democracia.
Erróneamente muchos turistas se sienten más atraídos por China, Japón o Taiwán, pero la realidad es que Corea del Sur y en particular Seúl ofrece una fascinante mezcla entre pasado, presente y futuro, donde hay mucho que aprender, disfrutar y asombrarse. Tal cual.

CIUDAD DE PALACIOS

SEÚL TIENE CINCO hermosos palacios de la dinastía Joseon, El principal e imperdible es el Gyeongbokgung, construido por el monarca fundador Lee Seong-Gye en 1395. Guardias de vistosos uniformes custodian la entrada de este enorme complejo de edificios y jardines que ameritan varias horas. Aquí se encuentra también el Museo Nacional del Palacio de Corea con 40 mil tesoros de la realeza y el Museo del folclore Nacional de Corea que ilustra sobre las creencias y el estilo de vida del pueblo coreano en el pasado.

Otro palacio importante es el Changdeokgung con un jardín adornado de árboles de 300 años de edad en un entorno ejemplar de la arquitectura oriental, considerada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad. Los demás palacios son el Changgyeonggung, restaurado en 1984, el Palacio Gyeonghuigung, ubicado cerca del Museo de Historia de Seúl, y el Deoksugung que integra elementos de la tradición coreana con la Occidental. En este último y en el Gyeongbokgung se puede contemplar el cambio de guardia.

TODA LA HISTORIA CABE EN LOS MUSEOS

LOS COREANOS HAN VIVIDO guerras devastadoras. De ahí que ninguna visita estaría completa sin conocer el Memorial de Guerra, uno de los museos más grandes del mundo en su tipo. En 20 mil metros cuadrados se detallan las relaciones con Corea del Norte, Japón  y China. Incluso existen tours para quienes deseen conocer la zona desmilitarizada (DMZ) que actualmente separa a las dos naciones coreanas. Otro espacio imperdible es el Museo Nacional de Corea , el más grande de Asia y el sexto del mundo con casi 29 mil metros cuadrados en seis pisos. Ahí se exhiben 150 mil objetos,  incluyendo la  colección del emperador Sunjong, quien inauguró el primer museo coreano en 1909.

DESDE LO ALTO

SOBRE EL MONTE NAMSAM, ubicado justo en medio en la zona centro, está la Torre N Seúl que se ha convertido en símbolo de la ciudad. La vista es espectacular ya sea desde el mirador o el restaurante giratorio que ofrece buffet coreano. Para llegar a ella puedes subir a pie por el sendero de escaleras o tomar el funicular que asciende con la vista de los rascacielos a tu alrededor.

En este monte se encuentra el parque más grande de la ciudad, donde todavía se pueden apreciar partes de una muralla construida por el rey Taejo de la dinastía Joseon para protegerse de invasiones, además de un sistema de señales de humo para alertar a la población sobre la llegada de tropas enemigas.

A ORILLAS DEL RÍO HANG

EL PARQUE HANGANG es la puerta de acceso a los atractivos del río. Desde ahí puedes observar el puente Banpodaegyo, famoso por tener una fuente multicolor a todo lo largo de la estructura, la más grande del mundo. Sus chorros de agua están programados con distintos espectáculos de colores durante el día y en la noche 200 luces iluminan su rítmica caída según la música.  El paseo es uno de los consentidos de los coreanos para volar papalotes, disfrutar un picnic en familia o tomar un pequeño crucero para recorrer el río y admirar la ciudad.

VIAJE EN EL TIEMPO

ENTRE PALACIOS, el pueblo de Buckchon aún mantiene el encanto de la antigua arquitectura de hanoks, que son casas tradicionales de tejas oscuras y paredes decorativas. Uno puede visitar cafés y galerías de arte, además de caminar por sus estrechas calles, algo surrealista puesto que desde ahí se aprecian los rascacielos de Seúl.

MODERNO DE SOBRA 

EL SEÚL CONTEMPORÁNEO está tapizado de rascacielos, entre los que destaca el Lotte World Tower, el quinto más alto del mundo, apenas inaugurado este mes. Son 123 pisos que se suman a un centro comercial (Lotte World Mall) que ocupa la posición 14 entre los más grandes del mundo.

MÁS QUE «GANGNAM STYLE» 

NO ES CASUALIDAD que los coreanos tengan hoy una de las industrias musicales más vigorosas, especialmente el pop coreano (conocido como K-Pop). Este gusto por las artes se manifiesta en las numerosas corrientes de danza que se remontan a los tiempos de la dinastía Joseon. En Seúl puedes admirar espectáculos como el del Buchaechum, una danza folclórica en la que bailarinas ataviadas en hanboks (el traje típico) despliegan su arte valiéndose de vistosos abanicos al ritmo de instrumentos coreanos.

¡BARATO, BARATO!

UNA ODISEA DE MÁS DE 5 MIL PUESTOS es el mercado Gwangjang, el más grande de Corea. Sus pasillos son una explosión de colores, olores y sabores que te acercan a la cultura coreana, Aquí no puedes perderte la gastronomía de Seúl y sus platillos picantes.

EL METRO, TODO UN ATRACTIVO

EL METRO DE SEÚL es considerado uno de los mejores del mundo, ya que prácticamente te lleva a todos los rincones de la ciudad, abarcando 332 kilómetros en 9 líneas que ofrecen WiFi en toda la red, aire acondicionado, televisores y un sistema fácil y claro de orientación a los pasajeros.

 

 

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites