EL PERÚ A 3 MIL METROS DE ALTURA

En grupo llegué a Sacsayhuamán después de tomar camino saliendo de Cusco, apenas a 2 kilómetros, en el Valle Sagrado de Perú. Este sitio arqueológico impresiona a quien lo visita, tal como asombró a los conquistadores españoles en el siglo 16.

Sacsayhuamán significa “lugar donde se sacia el halcón” y es lugar obligado para todos los que visitan el Valle Sagrado y Machu Picchu. Tiene instalaciones con facilidades para el visitante y es parte del circuito de sitios que se pueden adquirir en paquete.

Llama mucho la atención su entorno, ya que se encuentra a más de 3 mil metros de altura y abunda la flora y fauna típica de la región andina. Se pueden ver llamas pastando entre llanuras y coníferas. También se pueden avistar halcones, haciendo gala del nombre del sitio.

El sitio tiene aproximadamente 3 mil hectáreas de superficie y los arqueólogos calculan que tomó casi un siglo para construirlo, valiéndose de miles de hombres con gran capacidad para trabajar las piedras cuyo peso podía alcanzar hasta las 125 toneladas. Se considera que principalmente sirvió como fortaleza.

En el sitio se puede uno encontrar con mujeres quechua, ataviadas con su ropa típica, acompañadas de llamas o alpacas. Los andinos de las serranías están habituados a resistir el frío de la noche y los intensos rayos del sol gracias a los sombreros y prendas a base del pelambre de los camélidos que solo habitan en esta parte del mundo: guanacos, vicuñas, llamas y alpacas. Tras unas fotografías dimos el recorrido a las ruinas seguros de recordar este momento para siempre.

Al entrara a Sacsayhuamán, nuestros ojos se desviaron hacia la mujer quechua ataviada de vistosas prendas, acompañada de una alpaca ofreciendo posar a cambio de unos soles, la moneda local. ¡Imposible negarse a tomar una fotografía!

Lamentablemente no se tiene documento alguno que revele cómo pudieron los incas edificar lo que hoy requeriría maquinaria especializada. Lo que sí se sabe es que los españoles que llegaron a América por primera vez, entre ellos Francisco Pizarro, se sorprendieron mucho ante tal proeza.

Es aquí donde la explanada es locación cada 24 de junio de la festividad ancestral del Inti Raymi, un homenaje al dios Sol.

La nubosidad en el sitio arqueológico puede resultar dramática, lo que permite tomar fotografías impresionantes. Además, las sombras que se producen en el atardecer permiten apreciar el trabajo meticuloso de los antiguos pobladores.

Asombran las piedras de gran tamaño. Algunas pueden medir hasta 9 metros de altura y con un peso superior a las 100 toneladas. ¿Cómo lograrían los antiguos pobladores dominar un material tan difícil para levantar los muros que hasta hoy se mantienen en pie?

En todas las edificaciones se aprecian las piedras perfectamente colocadas entre sí de manera que se mantienen unidas sin necesidad de algún tipo de material adhesivo.

Durante la visita, hay que subir y bajar escaleras o bien caminar por las áreas de terracería. En cualquiera de los dos casos es importante cuidar no precipitarse ya que el sitio se encuentra a 3,700 metros de altura sobre el nivel del mar y los pulmones no están habituados a las condiciones atmosféricas que ahí prevalecen.

A la salida del sitio, las mujeres andinas ofrecen sombreros, bufandas y otras artesanías a los turistas que llegan de todo el mundo para conocer esta maravilla del Valle Sagrado.

Si algo emociona a todos los turistas es la presencia de llamas o alpacas porque la mayoría jamás ha visto antes estos hermosos hervíboros, que solamente habitan en Andes.

 

Fotografías: Armando Dájer
Agradecimientos: Juliá Tours LATAM por su excelencia en el servicio.  


Travelier recomienda:


Agencia de viajes con 33 años de experiencia en el oeste de México.
      Cotizaciones  ¦ Atención en línea


PERÚ EN TRES TIEMPOS

PAPA RELLENA, AL ESTILO PERÚ

AREQUIPA: ESPLENDOR ENTRE VOLCANES

CONOCE EL NUEVO TREN DE LUJO EN LOS ANDES

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites