Si tienes algún poster de aquellos que exhibían las aerolíneas para promocionarse debes saber que tienes un valioso artículo de colección.

ANTES DE LA TELEVISIÓN, el cine y el Internet, el póster era la manera más efectiva de promocionar lugares lejanos que comenzaban a ser visitados en plan turístico. Primero aparecieron en estaciones de trenes y agencias de viajes a inicios del siglo 20; luego se exhibieron en oficinas de aerolíneas y aeropuertos, ante el avance de la aviación civil tras la Segunda Guerra Mundial.

Sus creadores eran verdaderos artistas que buscaban cautivar a las audiencias con un concepto que resumiera lo atractivo de un país, una región o una ciudad.

Según la época, los hubo de estilo Art-Noveau, Art-Decó y corrientes contemporáneas de la segunda mitad del siglo. Hoy son objetos de colección, muy apreciados ya sea por su autor, la compañía de transporte o el propio destino. Recientemente han despertado el interés para decorar hogares y oficinas, lo cual resulta evidente de tan solo admirar estos magníficos ejemplos.