PARÍS EN OTOÑO SE VISTE DE ORO

En otoño la ciudad luz se viste de oro y los mejores lugares para disfrutar de esta paleta de colores tenues y pálidos rosas, son sus jardines extraordinarios repletos de historia.

Las caminatas otoñales invitan a abrigarse con bufanda y guantes, disfrutando las aromáticas crepas sabor chocolate y dejando volar la imaginación con las melodías de la música clásica o el jazz, que acompañan a la brisa fresca entre las esquinas. Atrás quedan en el recuerdo las visiones de los turistas del verano, y es tiempo de re-descubrir las mágicas vistas que la ciudad del amor, nos regala en esta época del año.

El Jardin des Plantes

Este jardín botánico reúne infinidad de especies, y entre sus atracciones principales, se encuentran la avenida de los rosales, el cerro del laberinto, el gran Cedro libanés que tiene más de 200 años, y la cúpula del bufón, desde donde se aprecia toda la extensión del jardín y sus alrededores, como la Mezquita de París y la Gare de Austerlitz. Además, podrán visitar la Gran Galería de la Evolución, el museo de los minerales y disfrutar del pequeño zoológico que está instalado en el centro del jardín, donde podrán disfrutar grandes y pequeños.

Parque de Buttes-Chaumont

Ubicado en el distrito 19, este parque es uno de los preferidos para quienes aman realizar deporte en la naturaleza. Su excepcional belleza incluye un lago artificial, puentes colgantes y cascadas escondidas entre los cerros que conforman su territorio. El Buttes-Chaumont es un paréntesis verde entre todo el cemento parisino. En sus alturas, el parque cuenta con un mirador extraordinario, desde el cual se puede ver hasta la cúpula de Sacre-Coeur. Para terminar la visita a este verdadero pulmón urbano, les recomiendo pasar por un aperitivo en Rosa Bonheur, el resto-bar clásico del parque, donde la fiesta no termina jamás.

Parque Monceau

Como casi todos los lugares en París, el Monceau, es una maravillosa mezcla de naturaleza, historia y arte. Sus lagos, están acompañadas por antiguas columnas de la época de los corintios y los sauces llorones que enamoraron a Monet, quien dejó testimonio de la belleza del parque en sus pinturas. También yo, soy una enamorada de este parque.

Jardín de las Tullerías

Este entorno privilegiado es un museo en sí mismo. Su extensa avenida inicia en la plaza de Concorde y abre sus puertas finales de frente al monumental museo de Louvre. Y es que como antiguo jardín imperial, los ecos de ese tiempo se hacen tangibles a través de las caminatas entre las esculturas y fuentes que son patrimonio del jardín más antiguo de París. También encontramos aquí, el museo de la Orangerie, donde pueden deleitarse de los nenúfares de Monet en todo su esplendor.
El jardín de las Tullerías es un lugar mágico, desde donde pueden disfrutar a la distancia, el Arco del Triunfo, la Torre Eiffel, Concorde, el Louvre y el Sena. Un imperdible!

Jardin du Luxembourg

Este maravilloso jardín de 25 hectáreas, data del siglo XVII y es obra de Catalina de Médicis. Está ubicado en el corazón de París, entre los barrios de Saint Germain y el barrio Latino, y alberga en la actualidad además de sus extensas áreas verdes, el palacio del Senado.
El paseo por el jardín de Luxembourg ofrece distintos circuitos entre arboledas y sus fuentes de agua, de las cuales, la Fontaine Mêdicis es una invitación a disfrutar de un pequeño rincón secreto en la mitad del ajetreo parisino. Una verdadera joya de otoño.

Una visita a París en el otoño, te mostrará otra imagen totalmente distinta de esta bella ciudad vestida de oro.

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites