Para un viaje repleto de sonrisas, Orlando se pinta de muchos colores, con un menú de diversión tan amplio, que no hay miembro de la familia que no recuerde sus vacaciones en uno de los lugares más mágicos del planeta.

Walt Disney World Resort Celebrates 50thÊAnniversary of ÒitÕs a small worldÓ during Global Sing-Along at Disney ParksDurante el vuelo a Orlando aumentó la emoción de toda mi familia ante la promesa de una experiencia mágica en los parques de Disney, Universal y demás opciones para pasar unas vacaciones inolvidables. Y eso es lo que sucedió desde el momento que aterrizamos y vimos los pasillos del aeropuerto decorados con los alegres personajes que aquí viven. La magia había comenzado.

Aunque pareciera eterno, Walt Disney World Resort abrió en 1971 y paulatinamente ha ido creciendo hasta sumar cuatro parques temáticos y dos acuáticos (uno de los cuales está cerrado actualmente por mantenimiento).

Primero llegamos a Magic Kingdom por la enorme avenida de Main Street, Seven Dwarfs Mine Trainrepleta de familias tomando fotografías y niños de todo el mundo corriendo eufóricos hacia el Castillo de Cenicienta, el edificio principal de todos los parques de Disney. Anualmente, 18 millones de personas visitan las atracciones de la firma en Orlando. Entre sus atractivos está la clásica montaña rusa del espacio, el recién inaugurado tren de la mina de los siete enanos, Splash Mountain (con sus troncos que caen al agua) y las veloces vueltas en las minas de Big Thunder. Para nosotros, la magia continuó por la noche con el espectáculo La Nouba del Cirque du Soleil que tiene un teatro permanente en Walt Disney World. Fue un espectáculo asombroso por los acróbatas, pero a los niños les fascinaron más los payasos que nos hicieron reír con sus ocurrencias.

El día siguiente lo reservamos para Animal Kingdom, el parque de mayor extensión en el mundo, con 200 hectáreas de animales exóticos reales y otros ficticios. Tomamos el Kilimanjaro Safari, guiados por un divertido chofer que nos 012910_1500ND45612101llevó entre pantanos y sabanas para observar desde hipopótamos y cocodrilos hasta jirafas y cebras traídas de África. También nos divertimos con juegos mecánicos como el Expedition Everest-Legend of the Forbidden Mountain, la montaña rusa que sube al “Himalaya” bajo la amenaza del Hombre de las Nieves.

Luego nos dirigimos a Epcot, el parque dedicado a las culturas del mundo (World Showcase) y la tecnología (Future World), cuyo emblema es su famosa esfera gigante.  Son 11 los países que cuentan con un pabellón, incluido México, con atracciones y gastronomía que se convierten en un viaje dentro del viaje. Además está la parte futurista con juegos para divertir en grande; mi favorito fue Soarin’, el simulador para sobrevolar California, aunque reconozco también que hay euforia por Mission: Space —que recrea un viaje a Marte— y Future World’s Test Track —que simula una pista de pruebas para automóviles.

7_14_DL_0060341Otro de los parques, el Disney Hollywood, está de película… ¡literalmente! Aquí todo parece un estudio de filmación (y lo tiene), presentando atracciones sobre cómo se hacen los efectos especiales y trucos de los dobles en películas de acción. Tras llegar por una avenida de palmeras tipo Beverly Hills, para
mí fue aterradora la experiencia en Twilight Zone Tower of Terror, sintiendo lo que sería una caída libre en un elevador —digno de la famosa serie de televisión.

disney8_800x600Gracias a una buena planeación, tuvimos tiempo para conocer Disney’s Typhoon Lagoon, el parque acuático más visitado del mundo, con la piscina de olas más grande que existe. Ahí, los pequeños de la familia no se despegaban de los toboganes.

El tiempo apenas alcanza en Disney. Por eso es que se recomienda una estadía mínima de siete días en Orlando. De hecho, hay paquetes semanales para Semana Santa, verano y Navidad, que ya incluyen avión, hotel, traslados y, por maxresdefaultsupuesto, un Disney Magic Your Way, el pase que da acceso a un parque por día.

Nosotros, con tanta caminata y voltereta, cada noche llegábamos exhaustos al hotel. Fuimos en verano, como a todos parece gustar más; sin embargo, Orlando goza de un clima amable todo el año, así que algunos prefieren ir en octubre o noviembre, cuando hay menos gente. Ya en invierno es un poco más frío, pero eso no significa que el pato Donald se ponga pantalones.

Orlando 2

Epcot_-_Spaceship_Earth_-_Mickey_Minnie_Goofy_Pluto__Donald

Nos hospedamos dentro del mismo complejo de Disney, lo cual nos permitía ingresar a los parques una hora antes de las filas y algunas veces, salir después de lo normal. Hay muchos hoteles temáticos, tan lujosos como el Animal Kingdom´s Lodge, un refugio en la selva con vistas hacia animales reales, u otros como el All-Stars Movies Resort, inspirado en Toy Story y los 101 dálmatas. Todo depende de las instalaciones y los servicios que desees, porque traslado a los parques no le falta a ninguno. Ahora que de hospedarse en el extravagante Polynesian Resort o el Contemporary Resort, es posible desplazarse en tren directo al parque.

ORLANDO 105

Pero hay quienes prefieren alojarse fuera de Disney. Taxis y autobuses turísticos van y viene continuamente al cercano Lago Buena Vista, donde se pueden rentar villas o cuartos de hotel bajo el follaje de cientos de árboles. Otros incluso rentan automóviles, sobre todo las familias numerosas, para así poder desplazarse a ritmo propio (a tener en cuenta el costo del estacionamiento).

Hay tantas opciones, que te recomiendo  consultar con un agente de viajes para planear bien tu aventura en familia. De esa manera puedes adquirir paquetes VIP para entrar y salir de los parques de Disney las veces que quieras, seleccionar planes con comidas incluidas y hasta desayunos con los personajes. También te pueden asesorar, como a nosotros, sobre el uso del Fast Pass, que te da acceso rápido a tus atracciones favoritas.

Más allá de Disney

23_Minions-at-UOR-1024x777Reservamos dos días para conocer los Estudios Universal y sus Islands of Adventure. Desde Disney llegamos en 30 minutos, en taxi; vimos que era lo más práctico y económico, aunque también se puede llegar en un shuttle desde el hotel, o en carro. Íbamos con ganas de conocer el “Londres” de Harry Potter, con todo y techos nevados. Entre maletas antiguas, búhos blancos y fanáticos en largas capas, entramos a la humeante estación donde parte el Hogwarts Express, el nuevo tren de la película que conduce de un lado a otro del parque.

universal-studios-orlando-hulk-a4zdu5wrAfortunados, nos topamos con la atracción en 3D de Transformers, tan extrema como la propia película. Al salir, fuimos directo al clásico Jurassic Park para pasear en bote entre los rugidos de los dinosaurios, y luego pegar de gritos en la montaña rusa de Hulk – sí… era grande, verde y estrepitosa. Luego en
el Amazing Adventures of Spider-Man nos internamos en el mundo del comic gracias a sus efectos en tercera dimensión y “volamos” con el Hombre Araña por los rascacielos. Por si fuera poco, al salir ya nos esperaba cena y -resources-digitalassets-Marvel Super Hero Island 2concierto en el Universal City Walk, una concurrida zona de Universal donde también se presentan estrenos de cine, y hay bares y clubes nocturnos, accesibles con un Party Pass.

También disfrutamos el tour que nos condujo una mañana a Cabo Cañaveral en poco más de hora y media, para conocer el Centro Espacial Kennedy de la NASA. Andar por las plataformas que han lanzado cohetes al espacio, e incluso subir a un simulador, resultó ahora sí que una experiencia ¡fuera de este mundo! Como unnamedestá prácticamente frente al mar, vimos algunos cruceros de Disney partir hacia el Caribe por cuatro, cinco o siete noches; seguro les esperaban espectáculos y personajes a bordo, mientras recorrían islas como Nassau, St. Maarten y
Cayo Castaway, el rincón privado de Disney.

Nosotros regresamos a Orlando, pasando por algunos de los parques nacionales y más de dos mil lagos, ríos y manantiales que rodean la ciudad. En nuestro último x-defaultdía fuimos al centro, de edificios modernos, palmeras y canales de agua,
además de una oferta gastronómica internacional. Recorrimos International Drive, una cosmopolita avenida que corre al sur de la ciudad y a cada rato estrena restaurantes, bares y clubes nocturnos. De hecho, en ésta se encuentra el centro comercial Pointe Orlando, y otros cercanos
como The Mall at Millenia y Florida Mall, con marcas de diseñador, tiendas departamentales y boutiques independientes. Pero fue en los outlets donde nos dimos gusto en las compras, y más porque Premium Outlets 0430960767_10648928_8colInternational y Premiun Outlets Vineland están a sólo unos pasos.

Después de una tarde entera de compras, queríamos seguir viendo orejas de Mickey y moños de Mimi, sentir la adrenalina de los juegos y demás atracciones; básicamente deseábamos permanecer en el “lugar más feliz del mundo”, y ¿quién no quisiera? Ahí se goza en familia, pareja o amigos, sean o no creyentes de la magia.

Conoce aquí más novedades de los parques Disney y Estudios Universal alrededor del mundo.

Orlando 3