Conoce la tienda Halloween Adventure cuyo negocio es disfrazar a los neoyorquinos los 365 días. Tiene dos pisos, es enorme y sin duda se trata de uno de los más grandes almacenes de Estados Unidos en su tipo.

Al igual que las tiendas departamentales, está dividida según el tipo de personaje o accesorio, bajo una decoración tétrica que te pone en ambiente. Personajes, los hay de lo que quieras: desde la inocente Caperucita Roja hasta el desalmado Mike Myers.  De hecho, los clientes llegan preguntando por la caracterización que desean y se les proporciona la vestimenta y los accesorios.

Los días previos al Halloween se pueden ver largas filas para entrar a su almacén en el East Village de Manhattan. He aquí unas imágenes para que te des una idea de esta tienda única de la Gran Manzana.

La demanda de disfraces es tal en esta temporada, que los clientes deben hacer fila para poder entrar conforme salen otros y así evitar tumultos.

Pese a la lluvia, los clientes van preparados con paraguas, a sabiendas que en esta temporada hay filas y mejor se preparan para la espera. Eso sí, nadie se desanima porque saben que en este almacén pueden encontrar lo que sea.

Sus aparadores exhiben todo el año, los disfraces que pueden adquirirse, como éste de Michael Mayers, personaje de la famosa serie de películas Halloween

Máscaras hay de todo tipo y se encuentran por secciones, para facilitar su localización. También se venden pelucas que complementan la caracterización.

Personajes políticos suelen ser uno de los disfraces favoritos, y para ello hay máscaras de figuras públicas famosas, incluyendo presidentes.

Los personajes de películas son la predilección de muchos, por lo que la tienda mantiene un inventario de las figuras de moda, como Deadpool de reciente éxito taquillero.

La ambientación del lugar te permite dar vuelo a la imaginación, ya que no hay metro cuadrado que no esté repleto de mercancía.

Los fans de Viaje a las Estrellas y otras series de televisión y cine de ciencia ficción, pueden encontrar los disfraces de los protagonistas.

Algunos personajes se delatan por su bigote. Basta pensar en Hitler o Dalí. De ahí que sea indispensable la venta de este accesorio.

Como es de esperarse, acercándose la fecha de Halloween, el departamento de “horror” es el más socorrido por los clientes del almacén.

Una de las sensaciones de la temporada es la muñeca de la película Annabelle, que de inocente no tiene nada.

No hay nada que haya salido en Hollywood que no es esté a la venta en este almacén de disfraces.

Otro gran accesorio que da personalidad al disfraz es el sombrero.

Pelucas de época o de fantasía, ¿quién quiere?

Muchos disfraces ya vienen en paquete y si bien existen diversas tallas, no es posible probárselos en la tienda. Tampoco se aceptan devoluciones por lo que es importante seleccionar con cuidado lo que uno desea llevarse.

En un lugar así no podía faltar la novia de Chucky, que hasta puede horrorizar con sus grabaciones incluidas.

¿Qué tal un Freddy Krueger para poner ambiente?

A cada prenda su máscara.

Los superhéroes no pueden faltar, y menos en Nueva York, siempre agobiada por los malosos que quieren acabar con la humanidad.

Clientes hacen fila para pagar en caja.

En esta tienda, el pasado y el futuro se encuentran entre sí.

 

Fotografías: Armando Dájer 


Travelier recomienda:


Agencia de viajes con 33 años de experiencia en el oeste de México.
      Cotizaciones  ¦ Atención en línea


NUEVA INGLATERRA SE VISTE DE OTOÑO