UNA AVENTURA EN LA GRAN MANZANA

Desde la primera vez que vine, sentí la extraña necesidad de recorrer esas calles que cuentan historias muchas veces conocidas y otras de las que nos queremos enterar, así es Nueva York ¡no hay quien se resista!

Hace algún tiempo que no venía a Nueva York, así que sería injusto privarme del placer de sentarme en una banca de Central Park, un respiro entre los rascacielos de Manhattan y pulmón natural que vino a cambiar el concepto de ciudad en el mundo. Aunque en invierno el viento es frío, me parece una delicia ver la transformación del paisaje y la gente con su inigualable estilo urbano:  en Manhattan visten abrigos de colores oscuros, algunos convertidos en looks fabulosos con tan sólo una bufanda o una gorra.

Stunning aerial view of Manhattan, New York from a helicopter.

Cómo una neoyorquina

Eso es lo que quiero, confundirme  entre la gente que camina con paso rápido;  mis reflexiones las interrumpe Andrés, un fotógrafo argentino que vive en esta ciudad desde hace algunos años y de vez en cuando se dedica a pasear a turistas como yo, que no queremos parecerlo y poder sentirnos dentro de una película de Woody Allen.

Nueva York ha cambiado, pero no lo suficiente como para olvidar que ante todo es protagonista; aquí se dice la última palabra en economía, moda, arte, y habrá que agregar tantas imágenes que se nos han grabado en la mente (culpa del cine, la televisión y, por supuesto,  Woody Allen).  Por eso fácilmente identifico en la 5th Av.,  frente a la parte sur de Central Park, el elegante Plaza Hotel, donde alguna vez se hospedó el maestro de la arquitectura Frank Lloyd  Wright y The Beatles la primera vez que llegaron a la gran manzana; irónico pensar que seguramente John Lennon nunca imaginó que sus días terminarían muy cerca de aquí, a las puertas del edificio Dakota, lugar que compartió con Yoko Ono. Si te gusta el género del terror, seguramente reconocerás su fachada en Rosemary’s baby,  una  película de Roman Polanski que influyó para que se realizarán otros filmes como La Profecía.

Simone 1

Son las 11 de la mañana y seguimos en Manhattan; atravesamos calles que parecieran imposibles de alcanzar la acera opuesta sin chocar de frente con otra persona, caminamos entre multitudes, y sin mucho trabajo tomamos un taxi para llegar a la esquina de Lexington Av. con East 52nd St., en donde está la rejilla de ventilación que levanta el vestido a Marilyn Monroe, en la película The Seven Years Itch: la identificamos gracias al buen ojo de fotógrafo de  Andrés, porque  ahí no hay nada que lo indique.

Looking down on Manhattan traffic

Pensar que aquí se vendía carne

Mis lecciones para parecer neoyorquina incluían no mirar a los ojos a nadie, ni caminar viendo hacia arriba y mucho menos pararme a la mitad de una banqueta repentinamente; así, como todo neoyorkino me transporto en metro  en dirección al Meatpacking District, lugar que era conocido por sus almacenes para vender carne. De aquello ha quedado muy poco,  ahora es un lugar de súper moda (o muy cool) que no hay quien no conozca porque las protagonistas de Sex and the City, les gustaba reunirse en el restaurante Florent y los diseñadores de moda como Stella McCartney y Alexander McQueen, han abierto aquí sus tiendas.

En Meatpacking District no sólo cambia el paisaje de los rascacielos del centro de Manhattan, aquí tenemos a la vista el río Hudson y los edificios que fueran almacenes de carne, ahora son galerías de arte, bares, restaurantes y casas donde viven diseñadores, fashionistas y artistas. Un buen lugar para caminar de día y mejor para disfrutar de noche.

Bergdorf Goodman, Midtown West, Manhattan

Del muy vanguardista (¿o extravagante?),  Meatpacking District  llegamos a High  Line Park, un parque público construido en lo que fuera la línea del tren elevada; ahora es uno de los imprescindibles, un proyecto exitoso que contribuyó a transformar la fisonomía no sólo de este barrio, también el de Chelsea que se ha llenado de esos cafecitos y restaurantes que se antojan, además de galerías de arte y antigüedades;  de hecho, muchas de ellas se han mudado del bohemio Soho y ¡eso ya es mucho decir!

Recordaba la canción de Leonardo Cohen que dice “I remember you well in the Chelsea Hotel”, justo frente a él; lo que no sabía es que Stanley Kubrick, la propia Frida Kahlo y muchos personajes se hospedaron aquí, aunque no muchas historias tuvieron un final feliz.

Central Park Ramble, Upper West Side, Manhattan

No hay que dejarse llevar por el nombre…

Nos trasladamos (por metro, claro está) hacia Hell’s Kitchen, en un barrio del Midtown de Manhattan, que según Andrés, aunque antes no tenía muy buena reputación, hoy es encantador y los neoyorquinos lo frecuentan para ir de compras y a comer  porque no es muy turístico. Aún así hay que hacer reserva en los restaurantes que siempre están llenos, los clientes se ven relajados, ríen y hablan en voz alta.

Siempre hay que ver desde lo alto

Las neoyorquinas están acostumbradas a caminar por todas esas calles llenas de gente con zapatos de tacón alto y  yo no podía quedarme atrás: calzaba botas que me aumentaban varios centímetros de altura. Así llegamos hasta el One World Trade Center;  pese a mis propósitos de no parecer turista, me traicionó el asombro de ver la ciudad desde el observatorio del edificio, — nada menos que a 384 metros de altura.  Se necesita un tiempo para retener las imágenes de la ciudad, con el Empire State, el edificio Chrysler y lo que me hacía falta para complementar mi viaje, la Estatua de la Libertad, la que siempre da la bienvenida y nos invita a regresar una  y mil veces más.

De regreso en la calle, camino hasta detenerme a comprar un irresistible souvenir con la leyenda I LOVE NY…  ¡Imposible pasar por neoyorkina!

NY


Travelier recomienda:


Agencia de viajes con 33 años de experiencia en el oeste de México.
      Cotizaciones  ¦ Atención en línea


UNA AVENTURA EN LA GRAN MANZANA

NAVIDAD EN LA GRAN MANZANA

NUEVA YORK A LA MEDIDA

https://travelier.mx/nueva-york-otono/

NUEVA YORK, PARA VERLO CON OJOS BIEN ABIERTOS

Leave a reply

Your email address will not be published.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites