Existe un museo que no suena tanto fuera de la Ciudad de México pero que para mi gusto es una joya para los amantes del arte; está dedicado a los artesanos de todo el país y en verdad resulta asombroso cuando se recorren sus salas permanentes y temporales.

El Museo de Arte Popular abrió en 2006 y desde entonces podemos decir que es un punto de referencia en el quehacer de las artesanías de México. Y es que el museo no solamente tiene por vocación exhibir sino también se mantiene activo con actividades para niños, talleres para artesanos, seminarios y concursos.

A unos pasos de la Alameda central, el edificio fue adaptado para mostrar el talento en salas perfectamente acondicionadas; solo caminar por ellas sientes que es un viaje en el imaginario de cada rincón de las culturas que pueblan el país, con exquisitas muestras de orfebrería, cerámica y otros materiales empleados como medio de expresión.

Te comparto algunas fotografías de sus salas permanentes para que veas la belleza de las piezas que aquí puedes admirar.

El MAP se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de México en un edificio de cuatro pisos que pertenecía a una vieja estación de bomberos. Su patio interior sirve de marco para eventos y los pasillos suelen ser espacios para exhibiciones temporales como el tradicional concurso de piñatas que organiza el propio museo.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Esta es la fachada del museo, cuya entrada suele adornarse con instalaciones temporales o piezas como este gigante alebrije.

Museo de Arte Popular

Sirena en barro modelado y policromado. Colección particular de la familia Soteno, Metepec, Estado de México.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Un espacio dedicado a los alebrijes y sus figuras fantásticas, un infaltable de la artesanía mexicana.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Hay que ver el ingenio para recrear esta Plaza de Toros en papel policromado, de César Durantón. Colección AAMAP A.C. / Isak Kanarek.

Museo de Arte Mexicano

El tema de la muerte no puede faltar en el MAP, ya que forma parte importante de las manifestaciones artísticas de México.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

El museo está bien adaptado para visitantes con necesidades especiales. Por ejemplo, los cuatro pisos son accesibles gracias a los elevadores panorámicos. Cada que sales de una sala permanente o temporal regresas a este hermoso patio central, bañado con la luz del día, pues está cubierto de cristal transparente.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Es un placer admirar las numerosas figuras, pues cada una tiene mucho de la región de la que proviene. Por eso creo que este es un museo para disfrutar sin prisa y dejarse llevar por la creatividad y dedicación puesta en cada pieza.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

En el MAP se exhiben distintos árboles de la vida, una especialidad en cerámica que requiere mucha paciencia del artesano, pues lleva mucho tiempo de trabajo representar a Adán y Eva y todo lo que implica la existencia humana con tantos detalles y colores en cada árbol.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Aquí un acercamiento a un Árbol de la Vida, artesanía tradicional de Metepec, Estado de México. En la época colonial se utilizaba para enseñar la historia de la creación, representando pasajes bíblicos.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

En esta sala especializada en artesanía alusiva a la muerte, vemos a un grupo de visitantes, aprovechando los tours guiados que ofrece el museo. Debo decir que valen la pena porque son un recorrido entretenido para toda la familia.

Museo de Arte Popular. Ciudad de México.

El museo y sus actividades son una delicia para los pequeños visitantes. Lo recomiendo mucho para una mañana de fin de semana, en familia. Me parece un excelente museo para introducir a los niños a las artes plásticas ya que las artesanías son piezas alegres que puede despertar la imaginación y el interés, más que obras de arte clásicas.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Hasta los instrumentos musicales son parte del acervo cultural de México, gracias al trabajo de los artesanos dedicados a elaborarlos a partir de maderas de la región. En esta fotografía se aprecia también un penacho de concheros, elaborado con plumas de gallo y de urraca, perteneciente a la familia Gonzalez Romero, de Guanajuato.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Esta maravilla de catedral está elaborada a partir de azúcar modelada, tal como es la tradición artesanal con las cráneos de azúcar de la temporada del Día de Muertos. Esta bella pieza está elaborada por Maritere Alvarado, de la Ciudad de México.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Si algo es muy popular en México son las máscaras, donde cada región tiene una versión muy propia. El MAP exhibe una muestra representativa de este arte con siglos de vigencia.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Una toma de las salas del Museo de Arte Popular. Esencia del Arte Popular Mexicano. Sus cuatro áreas permanentes son: El Arte popular y La Vida Cotidiana, El Arte Popular y lo Sagrado, y El Arte Popular y lo Fantástico.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Coyote en madera tallada y policromada. Autor: Angélico Jiménez, San Martín Tilcajete, Oaxaca.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Guaje laqueado, de Francisco «chico» Coronel. Olinalá Guerrero.

Museo de Arte Popular. Ciudad de México.

Recreación de una feria de Oaxaca, de Irma García. Elaborado en barro modelado y policromado.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Escultura en cerámica de alta temperatura, de Francisco Huazo, Estado de México.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Vasijas de distintos tipos de técnicas, provenientes de varias regiones del país.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Chango. Madera tallada y policromada. Obra de María y Jacobo Ángeles, de San Martín Tilcajete, Oaxaca.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Pequeñas figuras recreando un mariachi.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Curiosamente, el diablo juega un papel protagónico en la artesanía mexicana. Esta divertida pieza se titula El Diablo Violador, en madera tallada y policromada, de Agustín Cruz Tinoco, San Agustín de las Juntas, Oaxaca.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Aquí otro diablito que forma parte de una máscara titulada: Máscara del Purgatorio (barro modelado y policromado) de Zenaida Rafael Julián, de Michoacán.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Carreta de los Siete Pecados Capitales, de Carlomagno Pedro Martínez, San Bartolo Coyotepec, Oaxaca. Realizado en barro modelado.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Pavorreal, realizado en Trinidad de Viguera, Oaxaca, a base de madera tallada y policromada.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México

Un clásico de la artesanía nacional es el nacimiento. Este es un ejemplo elaborado con cera modelada y telas industriales.

MUSEO DE ARTE POPULAR, CIUDAD DE MÉXICO

La tienda del museo está considerada entre las mejores de la ciudad y me parece muy cierto porque la selección de productos es muy representativo de todas las regiones, son de gran calidad y muchas son más originales de lo que encontrarías en los mercados artesanales. Los precios me parecen justos.

Museo de Arte Popular, Ciudad de México.

Algunas de las piezas expuestas en las salas temporales pueden adquirise en la tienda del museo.

MUSEO DE ARTE POPULAR (MAP)
Calle Revillagigedo 11 esquina con Av. Independencia,

Delegación Cuauhtémoc, Centro
Ciudad de México, CDMX
Abierto de martes a domingo

 

 

Fotografías: Armando Dájer