Esta fabulosa escultura está hecha de piezas de una fábrica en Atuntaqui, Ecuador.

La fábrica, entonces denominada Imbabura ya no opera y en su lugar se ha convertido en un centro cultural que festeja la importancia de lo que fue este centro industrial dedicado a los textiles y que fue de gran importancia económica para la región. Se fundó en 1924 para elaborar hilos y telas a base de algodón. Desde el año 2000 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

¿A poco no está impresionante? Se titula «Renacer» porque según reza su propia placa, representa el resurgimiento de la clase obrera, de la fábrica y del pueblo anteño, a pesar de las adversidades presentadas a lo largo de su apasionante y a veces convulsionada historia».

Hoy el lugar ofrece un museo de lo que fue la fábrica dedicada a textiles.