Como cada año, los almacenes Printemps de Paris tiran la casa por la ventana cuando se trata de decorar sus aparadores para la temporada navideña. En mancuerna con firmas de prestigio como la marca italiana de moda Fendi, la gran tienda en la calle de Haussmann recrea escenas mágicas con animalitos y personajes que realizan movimientos. Este año desde noviembre y hasta enero se aprecia la fantasía en todos sus aparadores, donde miles de franceses llevan a sus hijos a disfrutar de este trabajo artístico.