Se acerca el Día de Muertos y ya los campos mexicanos comienzan a iluminarse de naranja con la flor de cempazúchitl, la hermosa especie que habrá de honrar a los difuntos en millones de altares y ofrendas en los cementerios del país.