Bienvenido al avión que no va a ninguna parte, pero que en tus sueños te lleva a donde quieras.

Estacionado en el aeropuerto de Stockholm-Arlanda, en Suecia, este Boeing 747 setentero ha dejado de volar desde 2009 para alojar huéspedes en habitaciones que se adecuaron según la parte del avión. Desde cuartos compartidos tipo hostel en la panza de la nave, hasta turbinas convertidas en cuartos individuales y la joya del alojamiento: la suite en la cabina de pilotos, con todo y vista al aeropuerto.

El emprendedor Oscar Diös, adquirió la aeronave para transformarlo con 27 habitaciones y varias áreas comunes, incluida el ala que la hace de terraza, y el primer piso frontal que es la cafetería. Además, el alojamiento ofrece información en tiempo real sobre el estado de salidas de los vuelos de la terminal aérea.

Los baños son compartidos excepto las suites que cuentan con el suyo propio e incluyen servicios sanitarios y regaderas. Los huéspedes pueden trasladarse entre el aeropuerto de Arlanda y el avión-hotel a través de un servicio gratuito de autobuses, algo que apenas toma cinco minutos.

La aeronave es un Boeing 747-212B que alguna vez estuvo al servicio de Transjet Airways, compañía que se declaró en quiebra hace un par de años. Fotografía: JumboStay

El acceso al avión es a través de una escalera fija que conduce a la puerta principal por la que alguna vez pasaron miles de viajeros suecos. En su interior el WiFi es gratuito. Fotografía: JumboStay

Cuenta con una cafetería que ofrece un menú de alimentos fríos y calientes las 24 horas del día. Lo mejor es que no hay que ser huésped para pasar un rato jetset. Fotografía: JumboStay

A manera de lounge, hay asientos de tipo Business dentro del fuselaje. Fotografía: JumboStay

Esta es la fabulosa Cockpit Suite, que no es otra cosa que la cabina de pilotos, con acceso al panel de controles y la vista frontal de la aeronave. Un sueño para cualquier entusiasta de la aviación. Fotografía: JumboStay.

Vista de la recepción con la legendaria escalera de acceso a la segunda planta del 747, primer avión comercial que contó con dos niveles. Fotografía: JumboStay

Quizás lo más sensacional sean las turbinas, donde se removió el motor y se convirtieron en habitaciones. Fotografía: JumboStay.

Vista interior de las habitaciones dentro de lo que alguna vez estuvieron los motores de la aeronave. Fotografía: JumboStay.

Alojamiento tipo hostel, con camas compartidas. Fotografía: JumboStay.

Para quienes batallan para dormir dentro de un avión, ¡esta es su oportunidad de saber qué se siente poder descansar en él! Fotografía: JumboStay.