Pocos recuerdan que en los sesenta, Air France llegó a ofrecer sus servicios desde la Perla Tapatía.

En diciembre de 1969 Air France comenzó a volar de Guadalajara a París vía Nueva York. Eran tiempos en los que el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz buscaba aumentar la conectividad de México, facilitando nuevas rutas de vuelo, como la de Air France, la cual dos años más tarde se extendió incluso hasta Puerto Vallarta. En ese entonces, cruzar el Atlántico no dejaba de ser una odisea por las escalas a que obligaba la tecnología aunque ya para entonces el avión Boeing 707 que operaba la aerolínea tenía un gran alcance y solo requería una escala. (Faltaba poco para que entraran al mercado los reyes del Atlántico: el Concorde y el “Jumbo” Boeing 747).

El aeropuerto tapatío de entonces tenía apenas tres años de haberse construido y apuntaba a fomentar más el turismo, incluido el de Estados Unidos. Lamentablemente el servicio fue cancelado, siendo necesario tomar los vuelos directos a la capital gala desde Ciudad de México.