No importa cuánto tiemble en Guatemala, la capital siempre se mantendrá de pie para disfrutar de sus domingos en familia.  

EN TIERRA sísmica tiene mérito no doblegarse. Y es que en Ciudad de Guatemala son pocas las construcciones con la antigüedad de la neoclásica Catedral, terminada en 1871. Tras sobrevivir a temblores en 1917 y 1976, esta joya permanece de pie como testigo de la historia del país centroamericano.

Vale la pena visitarla para admirar sus piezas de arte novohispano en pintura, escultura y textiles. Al salir, te espera el bullicio del primer cuadro de la ciudad.

A mi me tocó conocerla un domingo soleado, cuando las familias asisten a misa para luego pasear por el centro histórico, entre numerosos puestos de comida y ropa en la Plaza de la Constitución.

Al día siguiente salí para Antigua, la capital previa a Ciudad de Guatemala, que guarda enorme encanto entre volcanes.

tagged in GUATEMALA