En Nueva York hay de árboles a árboles de Navidad. Conoce uno por demás exquisito que cada año exhibe el MET en una de sus galerías medievales.

Una tradición en la Gran Manzana es el hermoso árbol de Navidad que cada año exhibe con orgullo el Museo Metropolitano (MET). Fue presentado al público por primera vez en 1957 y desde entonces es la delicia de los visitantes al Pabellón de Escultura Medieval, acompañado de música navideña e iluminación especial.

El árbol de seis metros, una pícea azul, luce majestuoso por ser el marco de un conjunto de figuras realistas que penden de las ramas y que culminan en la escena de la Natividad, a la altura del suelo.

Fotografía: Cortesía MET

Son 17 querubines y 59 ángeles que cuelgan a distintas alturas, en tanto que el nacimiento se compone de 71 figuras que componen los tres elementos de las escenas de un nacimiento tradicional de Nápoles del siglo 18; la adoración de los pastores y sus rebaños, la procesión de los tres Reyes Magos, y personajes del campo y los pueblos. Además incluye 50 animales y la recreación de las ruinas de un templo romano, pintorescas casas y una típica fuente italiana.

Por su ubicación, el conjunto de árbol y nacimiento se encuentra enmarcado por lo que fue la reja de la nave mayor de la catedral de Valladolid que fue adquirida por el MET en 1956, un año antes de que iniciara la tradición del árbol-nacimiento.

Fotografía: Cortesía MET

Todos los días se realiza una ceremonia de iluminación del árbol a las 4:30 PM, con horarios adicionales los viernes y sábados a las 5:30 y las 6:30 PM.

El árbol permanecerá en exhibición hasta el  6 de enero de 2019.