Este árbol de Navidad cambia de posición sobre las aguas de Río de Janeiro y tiene tecnología 3D  con millones de foquitos. Único en el mundo. Lamentablemente en los últimos dos años no fue posible instalarlo por falta de fondos, pero este 2018 regresa a las aguas frente a la gran ciudad brasileña.

El gran plus de visitar Río en diciembre es que puedes admirar el árbol de Navidad flotante más grande del mundo, registrado ya en el Libro Guinness. Desde 1996, la estructura metálica se coloca sobre una plataforma en la Laguna Rodrigo de Freitas, con una altura de 70 metros y tecnología 3D. Pesa más de 500 toneladas y destella con 900 mil foquitos que forman figuras navideñas.

Gracias al patrocinio de la petrolera estatal Petrobras, este año los cariocas volverán a admirar este impresionante árbol en la que han trabajado mil 200 personas, entre ingenieros, técnicos y artistas.

La iluminación inaugural es una fiesta de fuegos pirotécnicos y música en vivo de famosos cantantes brasileños como Gal Costa y Frejat o de orquestas sinfónicas, dando así inicio a las festividades. En 2018, el árbol podrá admirarse entre del 1 de diciembre de este año al 6 de enero de 2019).

Es un árbol de alta tecnología, con sorpresas cada año, como el del 2015 que de gotas de lluvia pasaba a copos de nieve o estrellas de varios tamaños como parte de una reflexión sobre la renovación del ciclo de la vida.

Hay que recordar que en Río es verano, así que además de Navidad, hay playa y mucha vida.

arbol-rio2

En este video de años anteriores puedes apreciar lo fantástico que resulta la ceremonia del encendido del árbol: