Tal como lo calcularon los mayas, el otoño tendrá su entrada oficial en la pirámide de Kukulkán, en Chichen Itzá, Yucatán. Este año la cita será el 22 de septiembre.

Al atardecer  podrá apreciarse lo que tanto ha llamado la atención de miles de visitantes que se dan cita en el sitio arqueológico de Chichen Itzá, en el estado de Yucatán, México. Justo al caer el sol en el horizonte, se irá proyectando la figura de la serpiente, conformando los siete triángulos de luz, invertidos, gracias a la sombra de las nueve plataformas del vestigio más importante de este sitio.

Se trata de la serpiente de Kukulcán que va descendiendo a lo largo de poco menos de una hora, en una extensión de 91 escalones (que sumados en sus cuatro fachadas dan un total de 364, más la plataforma superior que juntos completan el año). Si bien el fenómeno se presenta los días anterior y posterior, es justo en el cambio de estación que la figura se aprecia con toda claridad.

El equinoccio es el momento en que el sol se encuentra exactamente encima del ecuador y provoca que la duración del día y de la noche sea exactamente igual. Esto ocurre dos veces al año con la llegada de la primavera y el otoño.

Y creíamos conocerla

LEJOS ESTÁN aquellos días en los que estaba permitido subir a lo alto del templo de Kukulkán, en las ruinas mayas de Chichen Itzá, Yucatán. Lo admito, en mi infancia fue muy divertido; casi como una atracción de parque de diversiones, pero conforme se iba conociendo más sobre esta joya arqueológica, es comprensible que las autoridades hayan limitado el acceso a los estudiosos, que si algo están descubriendo es que en realidad poco sabíamos de esta majestuosa obra prehispánica.

Ya de por sí asombraban sus 365 escalones y el fenómeno que se presenta en el equinoccio de primavera y otoño, con la formación de la serpiente descendiendo gracias al juego de luces y sombras producidas por el sol.

Ahora, con tecnología inventada por la UNAM, se ha confirmado que no se trata de una sola pirámide, sino de tres a modo de matrioskas rusas, y que todas se ubican sobre un cenote.

El hallazgo puede modificar lo que hasta ahora se ha creído del pueblo maya y para los científicos, el sitio arqueológico aún guarda muchos enigmas que esperan resolver cuanto más avance la tecnología. Una maravilla que podemos visitar cada que viajamos a las playas de Cancún o la colonial ciudad de Mérida.

En el siguiente video del National Museum of the American Indian puedes apreciar cómo se desciende Kukulkán en la Pirámide del Castillo, en Chichen Itzá, Yucatán. Esta deidad hecha serpiente aparece justo el día de equinoccio de primavera o verano, gracias a la posición del sol durante su caída en el horizonte.