La belleza natural de Yosemite sorprende a cualquiera, con sus acantilados de granito, cascadas, ríos y bosques de secuoyas