Viajar por Israel y Jordania puede ser una experiencia mística y llena de espiritualismo, es recorrer tierras milenarias, donde las historias que se narran en los escritos siguen presentes.