Suecia es el paraíso para cualquiera que sueñe con patinar sobre hielo: Además de sus inviernos fríos, cuenta con una gran cantidad de lagos, muchos de los cuales se congelan durante el invierno dejando una gruesa capa natural de hielo en su superficie tan lisa como un espejo.