Durante el invierno a lo largo de la costa de Noruega se disfruta de un espectáculo único que no deja de sorprender.