Rödlöga es el punto más lejano al que se puede llegar en transporte regular desde Estocolmo: se toma un autobús de poco más de una hora de la estación Östra hacia Furusund, y de ahí un bote de una hora y media hacia el destino. Conoce más aquí.