Siempre es interesante visitar un museo, dedicarle un buen rato para empaparte de arte, pero qué pensarías de un museo en donde no sólo te vas a empapar, sino que prácticamente te sumerges varios metros para poder admirar sus obras.  Aquí para los detalles.