Poco a poco, el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México ha ido recuperando el interés que algún día despertó cuando se levantó en los años post-revolucionarios. Historia, belleza y una experiencia sensorial que no hay que perderse. Aquí para los detalles.