Una isla llena de volcanes, cactus y playas de arena dorada y agua color esmeralda, es el destino ideal para desconectarte y poder recargarte de energía en sus largos días llenos de sol.