Al caminar por sus paisajes lunares, quedas de pronto inmerso en la vida local de Lanzarote donde los pescadores llevar a cabo su rutina diaria, los enólogos cultivan sus vides y los aspirantes a “Iron Man” entrenan tan duro como siempre para convertirse en el próximo campeón del mundo.