En el Lausanne de la Belle Époque, Charles Chaplin, Benito Mussolini y Charles Lindbergh alguna vez lo hicieron su hogar. También la mujer que redefinió la moda en el mundo, Coco Chanel, hizo de Lausanne su refugio. Hoy el glamour de esta ciudad en la Suiza francesa se advierte en el hotel Beau-Rivage Palace y el céntrico Lausanne Palace, cuya mejor suite ostenta el nombre de Coco y se ofrece por 5 mil dólares la noche. Desde ambos se aprecia la belleza del lago donde surcan barcos de vapor de 130 años de antigüedad, en camino a Ginebra, Evian, Montreux y Vevey… Seguir leyendo