Finlandia recoge parte de las tradiciones de Suecia y Rusia, reinterpretándolas para mostrar con orgullo el encanto de sus veranos sin noche e inviernos sin día; sus escenarios teñidos de blanco son dignos de un sueño en que la Navidad parece infinita.