Conocida también como la Perla del Adriático, Dubrovnik, es una de las ciudades que nunca pasa de moda en Europa. Una ciudad única (patrimonio de la humanidad) que no decepciona a nadie.