Multicultural, materialista y excesiva, Dubái es un destino para las familias, luna de miel o viaje de negocios. No te quedarás sin cosas que hacer si quieres experimentar hospitalidad oriental en un sáfari por el desierto, hacer compras en los centros comerciales o la extraordinaria experiencia de la pista cubierta de esquí en Ski Dubái.