Grandes leones de piedra resguardan la ciudad desde el Puente de las Cadenas, uno de los más famosos del mundo, que cruza el río Danubio y une lo que hasta 1873 fueron dos ciudades: Buda, de coloridas colinas y extravagante arquitectura, y Pest, cosmopolita y comercial. Da click aquí para seguir leyendo.