Con sus numerosas fuentes, sus fachadas de arenisca, callejones y torres históricas hacen de Berna una ciudad única