Por toda la ciudad de los canales, mujeres y hombres ataviados con la elegancia del siglo 18 reviven los festejos que alguna vez alcanzaron fama por su desenfreno; son días de anonimato que convierten a Venecia en el Carnaval más importante de Europa y resulta único en el mundo.

Venecia tiene muchas caras por descubrir y una de ellas es su famoso Carnaval, ahora considerado como el más elegante, aunque no siempre fue así. Si bien el origen de todos los carnavales significa decirle “adiós a la carne” y representa un periodo de fiesta previo a la Cuaresma, la versión de la entonces República Veneciana inició como una fiesta pública cuando el máximo dirigente, el Dux, decidió darle unos días de diversión a la gente, que gracias al empleo de máscaras, daban oportunidad a la nobleza de mezclarse con el pueblo, sin ser reconocidos.

Adiós a la carne

La gente esperaba con ansia esos días de anónimo desenfreno; todo se permitía, aún cuando el Consejo de los Diez, uno de los máximos  órganos de gobierno, cuidaba que no se sobrepasaran. Claro que con este tipo de libertades, la fiesta llegó a durar hasta seis meses – desde el primer domingo de octubre hasta un día antes del Miércoles de Ceniza – y tuvo su apogeo en el siglo 18, cuando llegaban aristócratas y príncipes de toda Europa en busca de diversión y por supuesto de placer.

Después vino un periodo de decadencia, hasta que Napoleón Bonaparte invadió Venecia en 1797 y prohibió el Carnaval, por temor a que se organizara una conspiración. Fue hasta 1979 cuando volvió a celebrarse a iniciativa de los venecianos, aunque sólo por diecisiete días y lejos de los excesos que lo caracterizó siglos atrás.

Los festejos tienen un carácter cultural, con celebraciones públicas y privadas, donde el turista puede tomar parte. Uno de los momentos más significativos es el Vuelo del Ángel, cuando una joven “desciende” desde el Campanario de la Basílica de San Marcos y llega al Palacio Ducal, seguido de desfiles y eventos  tradicionales como el teatro itinerante, que parte de la plaza San Marcos, y la Fiesta de las Marías, que conmemora la liberación de 12 jóvenes vírgenes, en manos de piratas, hace más de mil años.

foto doble

Tal como en el pasado, hay fiestas dentro de los palacios de la ciudad, donde sólo se puede asistir por invitación o algunas a un costo elevado (en promedio, 11 mil pesos, además del disfraz) por sólo el placer de transportarse a las fiestas de nobles del siglo 18. También hay conciertos y bailes que incluyen cena; los hay desde alrededor de 3 mil pesos hasta precios prohibitivos que alcanzan los 60 mil pesos, como el Baile del Dux, que incluye la renta de un disfraz de época.

italia

Carnevale di Venezia 2014

¿Casanova o médico de la peste?

Cuando inició esta fiesta popular, casi todos los venecianos portaban una máscara blanca, capa negra y sombrero de tres puntas; por esa razón esa combinación es la que más se usa hoy día, pero hay personas que prefieren los disfraces inspirados en el teatro como el arlequín o bien el médico de la peste, con una máscara que vestían quienes atendían a los afectados por una terrible epidemia en 1630 y cuya nariz larga alojaba hierbas aromáticas para evitar contagios. Otra curiosidad es el disfraz de Casanova, basado en la figura del personaje de Giacomo Casanova, famoso por conquistar a las mujeres que deseaba y de  quien se decía que vivía en un estado de carnaval permanentemente.

La edición 2015  será del 31 de enero al 17 de febrero y llevará por lema “¡La fiesta más deliciosa del mundo!” pues se hermanará con la Expo Milán 2015, que abordará temas sobre la alimentación a nivel mundial, meses después, en mayo.

Aunque el tema cambia anualmente, lo que permanece es el deseo de los venecianos de que lleguen esos días en que se disfrazan y salen a la calle a mezclarse entre la gente, entre ellos, visitantes de todas partes del mundo que pasean entre lo que podrían ser aristócratas ¿o quizás plebeyos?

Carnevale di Venezia 2014

Conoce los detalles del este y otros carnavales, en Agenda.