¿Quién no cae rendido ante un cielo estrellado y una luna perfecta? O que tal  hablar de constelaciones y quizás hasta  ver un cometa… Podría parecer una noche romántica, pero en realidad me refiero al Astroturismo, una nueva tendencia en viajes que puedes realizar en Chile, España y Portugal.

Desde hace siglos, el cielo nocturno ha sido motivo de estudios astrológicos y hasta inspiración para poetas y enamorados, pero actualmente buscar los cielos más obscuros, libres de contaminación lumínica y atmosférica y percibir un promedio de seis mil estrellas a simple vista, es una razón más que suficiente para viajar y recorrer varios kilómetros.

Stitched Panorama

Primero fueron los apasionados de la astrología, y después los que cuidan el medioambiente quienes se sintieron atraídos por observar los cielos libres de contaminación.  Así surgió el Astroturismo y fundaciones como Starlight, una iniciativa internacional en Defensa de los Valores del Cielo Nocturno como Patrimonio Científico, Cultural y Medioambiental de la Humanidad y que está avalada por la UNESCO, la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Unión Astronómica Internacional (AUI).

Más cerca de las estrellas

En todo el mundo hay cielo, pero no siempre tienen las óptimas condiciones como el que presume Chile con cuatro destinos certificados por Starlight; el primero fue el Parque Fray Jorge, en la región de Coquimbo, en el observatorio municipal en Cerro Mamalluca, primer proyecto en su tipo que abrió al público; o el Observatorio del Pangue, muy cerca del pueblo de Vicuña.

Como el turismo va de la mano con servicios, se han construido hoteles que satisfacen los requerimientos de los astroturistas como el Elqui Domos, con techos en forma de cúpula que se abren para ver el cielo en las habitaciones, y cabinas con techos de vidrio.

elqui-domos-astronomical-hotel-j270213-8La creatividad no falta en el hotel Alfa Aldea, con un anfiteatro a mitad de un viñedo.  Otros ofrecen telescopios exclusivos para sus huéspedes y los llevan a tours por la noche, pero sin que falte el vino chileno, mantas por si enfría y un guía especializado.

España también destaca en el astroturismo,  como ejemplo en Granada y Andalucía ofrecen una auténtica experiencia en hoteles y casas rurales, desde donde se aprecia claramente el espectáculo que da el cielo, además de una cálida convivencia. Aquí pueden elegir tomar un tour guiado del cielo nocturno, ver el Mar de la Tranquilidad y hasta los anillos de Saturno.

Otro país que apuesta por esta tendencia es Portugal, en la región de Alqueva se encuentra Dark Sky, la primera reserva en el mundo certificada por Starlight, donde dicen que se puede distinguir la Vía Láctea a simple vista y la astrofotografía es una de las actividades favoritas.  Los cielos de Dark Sky merecen ser vistos gracias a la colaboración de los municipios vecinos que bajan el alumbrado público al mínimo y se benefician con los turistas que quieren ver más allá de las estrellas.

Starlight

Un itinerario astroturístico

fav7Así como otros viajeros tienen programadas visitas a determinados monumentos, el itinerario del astroturista tiene noches de observación a lugares ideales para ver las estrellas, alguna galaxia y hasta el paso de un cometa; lo pueden contratar con  o sin guía, pueden llevar su propio telescopio y binoculares o rentarlos. También incluyen visitas a observatorios, museos y todo lo relacionado con este tema.

Telescope watching the wilky wayPor demás está decir que los astroturistas saben los lugares en donde se pueden apreciar mejor ciertos fenómenos en fechas determinadas, como eclipses o aquellos que se presentan una vez cada 500 años por poner un ejemplo,  y es cuando estas zonas se abarrotan de expertos y de los que no lo son,  pero que quieren ver con sus propios ojos estos espectáculos, porque aunque crean que esto es únicamente para personas que saben mucho del tema, la realidad es que muchos astrónomos profesionales se han convertido en guías y rentan sus telescopios a gente que empieza a mostrar interés en el tema.

Eso no es todo, también hay astrofísicos que ofrecen conferencias en  lugares desde donde se pueden ver galaxias, nebulosas planetarias, constelaciones y hasta podemos intentar equilibrar nuestro ser con el cosmos. Lo que sí es seguro es que ya no será tan difícil creer cuando alguien nos baje el cielo, la luna y las estrellas.