La herencia española en los pueblos de América no solamente se refleja en los edificios coloniales y en el trazo de ciudades, es muy relevante en la cultura, costumbres y religión de la actual sociedad.

La celebración de la Semana Santa es una herencia que han tomado algunos pueblos de manera muy singular; la mezcla de las tradiciones culturales de los pueblos indígenas con el cristianismo español, dieron como resultado un mestizaje que creó una nueva forma de expresión religiosa. La Antigua Guatemala y San Luis Potosí, son unos claros ejemplos de este legado a los que han incorporado parte de su idiosincrasia; por otro lado tenemos a Sevilla, España lugar donde se pueden identificar el origen de algunas tradiciones.

LAS ALFOMBRAS DE ASERRÍN DE ANTIGUA GUATEMALA

Es Viernes Santo y largas y coloridas alfombras de aserrín están listas, sobre ellas pasarán las procesiones con las imágenes de Jesús Nazareno, la Virgen de la Dolorosa y el Santo Entierro; las calles ya están llenas de gente local dispuesta a participar en la celebración religiosa más importante de la ciudad y de turistas asombrados de ver el arte en las alfombras, un ejemplo del sincretismo religioso del pueblo guatemalteco.

Familias completas trabajan en el diseño de moldes, teñido del aserrín y elaboración de la alfombra, para colocarla pocas horas antes de que inicie la procesión.  Esta tradición es un acto de agradecimiento que viene de los mayas, en donde los señores y sacerdotes utilizaban alfombras de pino y de plumas de aves, así lo incorporaron a la religión católica.

Las procesiones parten de diferentes iglesias con una muchedumbre quemando incienso vestida a la usanza palestina y de centuriones romanos. Después pasan las (construcción de madera con varios brazos, para ser cargada en hombros) con las veneradas imágenes en donde participa gente de todas las edades, con trajes morados o negros llamados, vestimenta que se deriva del atuendo de los viejos penitentes, que cubrían su cabeza con un cono, sólo que aquí lo sustituyeron con otro tapado. Los que quieren cargar las imágenes son muchos, porque según se dice se les conceden indulgencias.

FRASE 1

Las procesiones parten de diferentes iglesias con una muchedumbre quemando incienso vestida a la usanza palestina y de centuriones romanos. Después pasan las andas (construcción de madera con varios brazos, para ser cargada en hombros) con las veneradas imágenes en donde participa gente de todas las edades, con trajes morados o negros llamados  cucuruchos, vestimenta que se deriva del atuendo de los viejos penitentes, que cubrían su cabeza con un cono, sólo que aquí lo sustituyeron con otro tapado. Los que quieren cargar las imágenes son muchos, porque según se dice se les conceden indulgencias.

Portada-El-valor-economico-de-la-Semana-Santa

Esta tradición de la Semana Santa se ha extendido por varios pueblos pequeños de los alrededores de la Antigua Guatemala, aunque no tan vistosa, sí reflejan el fervor religioso.

LA PROCESIÓN DEL SILENCIO EN SAN LUIS POTOSÍ, MÉXICO

procesión del silencio 02Son las ocho de la noche y la Plaza del Carmen está abarrotada de gente, sin embargo no se oye nada, sólo el sonido de la trompeta que indica que empieza la procesión que sale de la iglesia del Carmen; las diferentes cofradías se van uniendo a su paso por el centro histórico de San Luis Potosí. La iluminación es mínima, con velas encendidas, la multitud inicia su marcha bajo el compás de tambores y clarines para acompañar a la  Dolorosa  en su pena por la muerte de su hijo; el silencio es sobrecogedor y sólo se rompe cuando se lanza un triste quejido que se le llama saeta.

Procesión-del-SilencioLos miembros de las cofradías, – costaleros – cargan las imágenes que representan los pasajes del Vía Crucis; todos van vestidos de diferente color para identificarse con su hermandad, y llevan una capucha larga y puntiaguda cubriendo sus cabezas, tradición heredada de las primeras procesiones de la Nueva España.  La peregrinación termina cerca de la media noche cuando regresan a la iglesia del Carmen. Esta procesión está dedicada a la Virgen de la Soledad, a diferencia de la que se hace en Sevilla, en que se honra a la  Virgen de la Macarena.

Diferentes eventos se realizan desde el Viernes de Dolores (una semana antes), pero la Procesión del Silencio el Viernes Santo, es la más esperada y ya forma parte del patrimonio cultural del estado de San Luis Potosí.

LA MADRUGÁ EN SEVILLA, ESPAÑA

Sus orígenes se remontan al siglo 14, pero hasta el siglo 17 tomó  el  significado como se le conoce actualmente; en ese entonces  se construyeron grandes templos con artísticos retablos y esculturas; eso dio lugar a la formación de gremios que crearon las cofradías en torno a esas imágenes, de ahí nació la Semana Santa Sevillana.

FRASE 2

Con mucho tiempo de anticipación, las cofradías se preparan para la madrugá en su recorrido de penitencia por diferentes barrios de la ciudad, entre el Jueves y el Viernes Santo. Para iniciar, cada hermandad debe pedir la venia en la Plaza de la Campana para continuar su marcha, hasta finalizar en la Catedral.

Las procesiones están formadas por un cortejo de nazarenos que acompañan a los pasos, que son las imágenes que representan la pasión de Jesús, por lo general cada cofradía lleva dos pasos, una de ellas suele ser Cristo crucificado o un misterio del Vía Crucis, y el segundo a la Virgen de la Dolorosa o de la Macarena, que es la de mayor devoción en Sevilla. Los nazarenos visten de diferentes colores para identificar su cofradía y cubren la cabeza con una especie de cono, además van portando cruces, cirios y libros de su hermandad.

santa

Los pasos son cargados por casi 40 costaleros, nombre que derivó por colocarse un costal para protegerse el cuello, donde cae la mayor parte del peso. Las procesiones inician desde el Domingo de Ramos y finalizan en la madrugá del Viernes Santo, la noche más larga, entre aroma de incienso, cirios y flores.

 Te interesará también conocer el Vaticano y cómo y cuándo ver al Papa Francisco.