SE ACERCA la temporada de viajar con los pequeños por lo que es preciso tener cuidados especiales antes y durante el vuelo.

Para una documentación tranquila vayan con tiempo al aeropuerto y tengan lo necesario para distraerlos durante la espera del abordaje. Si es posible, eviten horarios de salida que alteren demasiado el sueño de los pequeños. En caso de conexión, asegúrense de tener tiempo extra para desplazarse con tranquilidad.

Para trayectos largos, las aerolíneas tienen filas para familias; en vuelos cortos consulten con su agente de viajes sobre las opciones para viajar cómodos. Las compañías de bajo costo pueden no ser lo indicado por lo estrecho del espacio entre asientos. En todo caso consideren que en la parte trasera del avión, las turbulencias se sienten más que al frente de la cabina.

Asegúrense de llevar consigo lo nece-sario para entretenerlos, alimentarlos y cambiarlos de ropa. Puedes llevar una carriola hasta la puerta del avión donde el personal se encarga de guardarla en el área de equipaje. Y para evitar molestias en los oídos, los niños mayores de 3 años pueden masticar chicle o chupar un caramelo durante el vuelo.

Ahora sí, ¡a viajar en familia!