Ni son de Panamá, ni son una artesanía barata. Conoce la verdad de los sombreros Panamá.

CONTRARIO a lo que se cree este famoso sombrero también llamado jipijapa o Panama Hat es de EcuadorPasa que cuando se construyó el Canal de Panamá para conectar el Atlántico con el Pacífico (y que por cierto vale mucho la pena visitar) importaron miles de estos sombreros para que los trabajadores sortearan los rayos del sol mientras construían la asombrosa obra de ingeniería; así, el accesorio terminó por asociarse con Panamá. Como cereza del pastel, cuando el presidente estadounidense Theorodore Roosevelt hizo una visita de supervisión a la obra y su imagen portando el sombrero dio la vuelta al mundo; lo demás, como dicen, es historia.

Fotolia_110345432_Subscription_Monthly_MAunque varias ciudades de América Latina hacen sombreros similares (Campeche, en México, por ejemplo), el producto ecuatoriano no tiene comparación, especialmente si está hecho en Montecristi, Ecuador, donde se producen los más finos del mundo.
Cada sombrero es un trabajo artesanal que requiere talento y paciencia de varios meses para tejer la pieza a base de paja toquilla, una variedad de la región.
Uno de las mejores firmas para adquirir un sombrero de gran calidad es Homero Ortega, que cuenta con una boutique en Quito. Los precios van desde unos 30 dólares hasta varios cientos de dólares, dependiendo de la calidad.