Quizás no hayas tenido en tu radar a Singapur, el pequeño isla país en la punta del sudeste asiático. Aquí te damos cinco buenas razones para que lo tengas en cuenta en tu próximo viaje al Lejano Oriente.

GARDENS BY THE BAY tiene plantas de todo el mundo, con gigantes jardines verticales en forma de árbol que en las noches son un espectáculo de luz y sonido. Ahí mismo están el Flower Dome con especies mediterráneas y el Cloud Forest, con la cascada bajo techo más grande del mundo. La ciudad también tiene los Jardines Botánicos, reconocidos como lo mejor de Asia. Su atractivo: el Jardín Nacional de Orquídeas, con 1,200 especies, incluyendo la Vanda Miss Joaquim (la flor nacional de Singapur). ¿Y qué tal una visita nocturna al Night Safari para admirar a elefantes asiáticos, tigres y tapires malayos?

LA MADRE de todas las infinity pools está encima del hotel Marina Bay Sands de 2,500 habitaciones. Su largo equivale a 3 albercas olímpicas y está sobre 3 torres y un espectacular voladizo de 67 metros de altura. En el hotel está el casino más grande del mundo (¡500 mesas y 1,600 máquinas tragamonedas!).

 

ESTÁ EN EL TEMPLO-MUSEO del mismo nombre y se cree que es uno de los 4 guardados desde la cremación del Buda. La reliquia se guarda en una estupa de 420 kilos de oro y se venera desde hace más de 200 años. Para una experiencia mística, escucha los rezos durante uno de los oficios. Luego sal a conocer el Chinatown, donde además está el templo hindú más antiguo de la ciudad y una de las mezquitas más viejas.

 

ES EL EMBLEMA de Singapur y se llama Merlion. la mítica criatura, que pasó de mero logotipo para promover al país en los años 60 a todo un símbolo nacional con 5 estatuas en la ciudad (y millones de réplicas en souvenirs). Lo del pescado se les ocurrió por ser un pueblo pesquero en sus inicios y el remate en cabeza de león furioso refiere a que un príncipe vio uno y bautizó a la isla como Singapur, que en sanskrit quiere decir
“Ciudad León”.

 

La Singapore Flyer es la segunda más alta del mundo (después de la High Roller (en Las Vegas). Alcanza 165 metros de altura y desde sus cápsulas tienes vistas impresionantes de la ciudad. El recorrido es de 30 minutos y las fotos que puedes tomar, son incontables.