En las islas más lejanas del archipiélago de Estocolmo se encuentra este rincón para contemplar la belleza de la simplicidad, para quienes gustan de la aventura y quieren olvidarse verdaderamente de todo.

Al recorrer el archipiélago de Estocolmo en Suecia, justo al este de la península escandinava, podemos encontrar cientos de islas para todos los gustos en medio de mágicos paisajes. Si se trata de pasar unos días de infinita tranquilidad, el poblado de Rödlöga es una opción más que atinada. Este pequeño lugar de senderos y cabañas rojizas, está conformado por un conjunto de islotes escondidos pero cercanos a otras islas más grandes como Nörrtalje y Svartlöga.

Siglos atrás las tierras de Rödlöga fueron pobladas por algunos pescadores, y hoy en día la práctica de la pesca es lo principal en la zona; asimismo, el kayak y el canotaje en la pasividad del Mar Báltico. Dentro de la isla no hay calles de pavimento, tan sólo caminos que conducen a algunas viviendas y comercios. Uno de éstos es el Café Truten, que ofrece una variedad de pasteles y panes caseros en un ambiente campestre. Aquí también, se encuentra la tienda de comestibles más remota en la región.

bad0b55d8912441d302d78659aed9fb8

Por las noches, el encanto del lugar resulta aún mayor para muchos, pues el territorio permanece escondido del mundo en completa obscuridad; como en muchas islas de este archipiélago, no hay electricidad. Tampoco hay hoteles ni establecimientos turísticos, y por ello, el camping y la renta temporal de cabañas son las mejores opciones para dormir en el silencio, a un paso del mar.

Rödlöga es el punto más lejano al que se puede llegar en transporte regular (público) desde Estocolmo: se toma un autobús de poco más de una hora de la estación Östra hacia Furusund, y de ahí un bote de una hora y media hacia el destino. También, existe la opción de rentar un bote privado desde cualquier punto. En verano es más sencillo, los ferrys llegan a la isla directamente desde Estocolmo.

Siempre hay una manera de llegar a este distante rincón, en que se olvida la realidad y se purifican los pensamientos.

Transporte