El hotel de gran prestigio en la capital española cerrará del 28 de febrero 2018 hasta finales de 2019 para una gran restauración de 121 millones de dólares.

Desde la primera vez que abrió sus puertas en 1910, el Ritz ha sido sinónimo de lujo, confort y excelente servicio.  A través de los años ha sido anfitrión de la realiza, políticos, líderes corporativos y celebridades y es parte integral de la sociedad de la capital española.  Situado entre el famoso “Triángulo de oro del Arte”, área definida por los museos más importantes de la ciudad – El Prado, el Thyssen-Bonemisza y el Museo de Arte Moderno Reina Sofía.  La ubicación de esta magnífica propiedad muy cerca de la zona residencial más prestigiosa y del centro financiero y comercial de Madrid lo hace todavía más atractivo.

El extensivo trabajo que ha significado enaltecer las facilidades y servicios lo ha mantenido en su carácter único, encapsulado en el estilo de la Bella Época con su estilo original y gracias al arquitecto Rafael de La-Hoz que ha sido pieza instrumental para aportar el contexto de su histórica restauración, además de la colaboración de los diseñadores franceses Guilles & Boissier que han supervisado el trabajo en los interiores con el propósito de realzar la apariencia de la propiedad para deleite de los visitantes locales e internacionales, conservando el espíritu del pionero César Ritz.

El dúo ha creado el sofisticado diseño de las nuevas habitaciones, encapsulando lo clásico pero contemporáneo estilo para las 106 habitaciones y 47 suites. Dentro del inventario de las suites, habrá varias suites especiales, mostrando diseños únicos con elementos inspirados en las históricas conexiones del hotel con la ciudad, la cultura española y el arte, como  la Royal suite  de 188 metros cuadrados que mostrará una magnífica vista al Museo del Prado.

El diseño de los espacios públicos se enfocará en la cuidadosa restauración de los finos detalles arquitectónicos de su interior e incorporará un número de valiosas piezas artísticas parte de la colección de la propiedad, incluyendo candelabros de cristal además de antiguas pinturas y esculturas.  La restauración del roof de cristal en el corazón del hotel  brindará una cálida luz al salón principal  justo como en su primer apertura. El restaurante principal se moverá a su ubicación original, con acceso directo a la terraza.

El jardín terraza por sí mismo es encantador, con espacio para cenar al aire libre en la ciudad pero con el elegante ambiente del jardín.  Contará ahora con un nuevo y dinámico bar, designado para convertirse en un destino elegido para los visitantes locales y huéspedes.

Los salones de juntas serán también remodelados y proporcionarán nueva tecnología para facilitar las reuniones de negocios y almuerzos productivos, así como reuniones sociales. Otras facilidades que serán incluidas: un nuevo gimnasio, piscina cubierta y una variedad de experiencias de tratamientos de spa.

“Por más de 100 años, el Ritz se ha convertido en un ícono de esta vibrante ciudad. La extensiva restauración combinada con el ejemplar servicio de Mandarin Oriental, se enfocará en asegurar que la propiedad mantiene su estatus legendario como uno de los mejores hoteles en el mundo.  Intentamos hacer que la comunidad local se sienta más orgullosa de este histórico punto de referencia cuando les demos la bienvenida en su reapertura” Así lo mencionó James Riley, Group Chief Executive de Mandarin Oriental Hotel Group.

Durante el cierre de hotel, los colegas recibirán una serie de programas de entrenamiento o bien, serán asignados temporalmente a otras propiedades Mandarin Oriental en preparación para la reapertura del hotel.

Mandarin Oriental Hotel Group adquirió el Hotel Ritz Madrid en 2015 junto con The Olayan Group,  un grupo de inversionistas premier de nivel internacional con una larga historia de éxitos en el Medio Este, Europa y Estados Unidos. Mandarin Oriental y Olayan invirtieron el 50% cada una en la restauración que se estima en 60.5 millones de dólares.