Eat, beach, sleep… Repeat! Pocos lugares que adopten de tal manera este divertido dicho, pues la famosa punta de República Dominicana está hecha para gozar la vida.

Paddle-BoardLa escena es la siguiente: uno llega a Punta Cana para tomar sol por días enteros y disfrutar de su exclusivo ambiente, que comienza con bebidas refrescantes en el lobby del resort, a no ser que la emoción nos haga correr directo a la playa. Gente afable desde el personal de servicio hasta los propios habitantes, como si nos dijeran constantemente: “bienvenidos a este paraíso”, y uno se olvida del mundo exterior al bañarse en las aguas del Caribe.

Es curioso pensar que hace poco más de 50 años tan sólo había pueblos pesqueros en esta región oriente de República Dominicana. Posteriormente, su encanto atrajo los ojos del mundo hasta convertirse en un proyecto de enormes resorts (de esos que provocan a más de alguno transportarse del cuarto a la playa en carrito de golf o trenecitos), del que forman parte personalidades como el diseñador, Oscar de la Renta, y el artista, Julio Iglesias.

slide-playa-nuevo01

Sus playas de arenas blancas, que se extienden por más de 50 kilómetros, son abrazadas por altísimas palmeras, y el mar es prácticamente transparente. El paddel boarding está a la orden del día, al igual que el snorkel y el buceo en la Isla Catalina e Isla Saona. Algunos botes parten a la pesca de barracudas, atunes, peces espada y vela, y siempre hay lugar para clases de yoga, baile y voleibol frente al mar. En las enormes albercas, la gente anda en coloridos trajes de baño, y después de chapuzarse, disfruta de platillos tradicionales preparados con plátano, arroz, carne guisada, pescados y mariscos en los restaurantes.

¿Playas despejadas o atmósferas jet set?

8Flanqueada por una región pantanosa al norte de Punta Cana, Playa de Uvero Alto parecería en ocasiones desierta, si no fuera por los botes pesqueros que flotan en la orilla. Si se sigue  por la carretera costera,algunas palapas se distinguen a borde de la playa Macao —una de las más lugareñas—, donde detenerse a tomar agua de coco o comer platillos de mar, mientras los surfistas montan las olas y las excursiones en cuatrimotos pasan continuamente.

Cuando uno pisa las finas arenas de Playa Bávaro, de frente tiene uno de los mares más cristalinos del mundo, y detrás, una selva de cocoteros que parece no tener fin. Cadenas hoteleras como Paradisus Palma Real Resort, Catalonia Royal Bávaro, Secrets Royal Beach o Barceló Bávaro Beach Resort, procuran cumplir cualquier deseo con sus reconocidos all-inclusive, como sesiones de spa o excursiones al Parque de Delfines, en una isla próxima.

Muy cerca está Playa Punta Cana que tiene el mismo nombre que toda la región, y junto con Playa Bávaro, son las preferidas del turismo internacional. Aquí uno se hospeda en resorts como Tortuga Bay y Westin Puntacana Resort & Club,  juega golf en campos que bordean el mar, y disfruta de la vida nocturna en clubes y casinos. A pocos pasos, Punta Cana Village es un pequeño y reluciente centro comercial bajo la sombra de árboles y palmeras.

Ya más al sur, la playa Cabeza de Toro espera tras una angosta carretera de curvas, palmas y manglares; una vez en ella, se aprecian los resorts de un lado, y varios kilómetros despejados del otro. Pero sea cual sea la playa, cada día más rutas de vuelo llegan a Punta Cana y más resorts nos invitan a comer delicias, empaparnos en el Caribe turquesa, y renovar energías, para volver a repetirlo todo al día siguiente.

CAR_puerto_plata_bayahibe_punta_cana